Esos raros trabajos nuevos: google ya tiene su sindicato

El 5 de enero de este año, la organización sindical Communication Workers of America (CWA), una de las mayores organizaciones gremiales de Estados Unidos con más de 700.000 miembros, anunció la creación del primer sindicato de empleados de Google y de las demás compañías que tienen su matriz en Alphabet.

El gremio, denominado Alphabet Workers Union y afiliado a la CWA, estará abierto a la afiliación de cualquier empleado y contratista de cualquier empresa bajo el paraguas de Alphabet. Se trata de 120.000 trabajadores temporales, contratistas o subcontratistas que no tienen los beneficios que gozan los empleados a tiempo completo. El nuevo sindicato se presentó en público con 200 afiliados que en secreto se organizaron durante todo el año pasado para hacer valer sus derechos. En solo una semana suman ya 700 afiliados al gremio.

Según la agencia EFE y el portal France 24, «la creación de este sindicato viene a romper una tendencia a la baja de afiliación sindical en Estados Unidos. En 2019, sólo un 10% de los trabajadores estadounidenses estaban sindicalizados, al tiempo que se han ido deteriorando las condiciones y las perspectivas de la clase media. ‘The New York Times’ indicó que el nuevo gremio «abre una rara cabeza de playa para los organizadores sindicales en Silicon Valley, un ambiente decididamente anti gremial».»

El objetivo de la organización excede el plano puramente salarial. «Nuestras metas van más allá de la pregunta ‘¿se le paga bien a la gente?'», dijo Chewy Shaw, un ingeniero de Google en San Francisco y vicepresidente del comité organizador, en declaraciones a ‘The New York Times’. «Alphabet sigue sancionando a quienes se atreven a levantar su voz, e impide que los trabajadores se expresen sobre asuntos delicados y que son de importancia pública, como los monopolios», aseguró.

La flamante organización, Alphabet Workers Union, exige formar parte del debate propuesto por el presidente electo Joe Biden con relación a la ley antimonopolio. considerará las demandas antimonopolio. «Queremos que todos puedan hablar en contra de la injusticia sin temor a represalias», aseguró la ingeniera de software Raksha Muthukumar al diario Página 12.

No es la primera vez que los trabajadores de Google hacen sentir sus reclamos. En 2018, más de 20 mil empleados convocaron a una huelga para protestar por el manejo que tuvo la empresa con relación a denuncias de acoso sexual contra varios ejecutivos.

Otros temas que interesa debatir a los trabajadores es la ética de la empresa en sus decisiones comerciales o la contratación de herramientas de inteligencia artificial por parte del Departamento de Defensa de Estados Unidos. En su momento, hubo doce empleados que renunciaron por ese motivo y fue tal el repudio que no se renovó el contrato en cuestión. 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda