La Unión Obrera Metalúrgica denunció a la justicia federal que la empresa Techint obligó a más de 100 trabajadores que cumplían con la cuarentena a desarrollar tareas laborales habituales.

Desde el sindicato indicaron que la empresa habría obtenido una autorización irregular del municipio de Ezeiza para aplicarla en la planta Ternium-Siderar de la localidad de Canning, aunque el edil Gastón Granados negó haber otorgado dicho permiso y destacó que “la municipalidad no tiene facultades para habilitar o no una actividad que está regulada en la emergencia del Poder Ejecutivo nacional”.

Por su parte, los dirigentes de la seccional de Avellaneda, Ceferino Fernández y Sergio López, indicaron que “sin contar con autorización expresa de autoridad competente, la empresa ha intentado obligar a más de cien trabajadores que se encontraban cumpliendo aislamiento obligatorio para que concurran al establecimiento a cumplir tareas habituales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here