Carolina Cáceres, enfermera del Hospital Tornú, charló con La Columna Vertebral sobre la demora en el pago de pensiones para las familias de los colegas muertos durante la pandemia, la situación de los hospitales en el inicio de la segunda ola y la indiferencia de las autoridades a los reclamos de los trabajadores. 

Cáceres se lamentó por la falta de previsión ante una segunda ola que “ya se sabía que venía”: “antes de hacer cualquier restricción de viajes y demás ya habían mandado a los hospitales que a partir del 1 de marzo nos quedábamos sin licencia, cuando hay compañeras que desde el 2019 no toman una licencia”.

Por otro lado, Carolina criticó el “marketing electoral” de llamar esenciales a los profesionales de salud. “En la primera ola todavía había alguna ilusión en esto de escuchar que somos esenciales. La verdad es que ya no les creemos nada y tenemos más que claro que para los gobiernos somos descartables”, aseguró.

A su vez, Cáceres agradeció los reconocimientos que realiza la sociedad a la tarea de los médicos y enfermeras, pero manifestó que “cuando viene de los gobiernos da bronca realmente”. “Por muchos años el tema de la vocación fue una excusa para el tema de la precarización. Nosotras no necesitamos que nos digan que somos héroes.  El punto acá es que somos trabajadoras de la salud”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here