fbpx
Connect with us

Sin categoría

“Liberte, egalite, Mbappé”

“La Euro es importante en nuestra carrera, pero somos ciudadanos y no estamos desconectados de lo que pasa en nuestro país”, soltó Killian Mbappé en plena conferencia de prensa durante la Eurocopa en Alemania. El crack francés salió en defensa de su compañero Marcus Thuram, que el sábado reclamó votar en contra de la extrema derecha en las legislativas. El capitán de la selección francesa se dirigió a la juventud diciendo: “Somos una generación que puede hacer una diferencia, podemos ver que los extremos están a las puertas del poder y tenemos la oportunidad de trazar el futuro de nuestro país”. Insistió en su derecho de hablar de política ya que, dijo, es “más importante que el partido de mañana”. La federación francesa pidió a los medios de prensa dejar de hacerle preguntas a los jugadores en Alemania sobre las elecciones legislativas.

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sin categoría

17 de julio: Día de los Beatos Mártires Riojanos

El 17 de julio es el día designado por el Vaticano para recordar a los Beatos Mártires de la Iglesia Riojana. Enrique Ángel Angelelli obispo de La Rioja, Carlos de Dios Murias, franciscano conventual, Gabriel Longueville, sacerdote misionero fidei donum, y Wenceslao Pedernera, catequista, padre de familia,asesinados en 1976, durante la dictadura militar, por su compromiso con los más pobres y desprotegidos fueron beatificados en abril de 2019. La fecha fue elegida por el Papa Francisco en conmemoración del nacimiento de Monseñor Angelelli el el 17 de julio de 1923. Angelelli fue asesinado en 1976 en un fraguado ‘accidente automovilístico’. Era uno de los referentes más destacados de la iglesia por los pobres de La Rioja. Lo que siempre se sospecho, que no había sido un accidente, fue corroborado por la Justicia 38 años después, quien dictaminó que se había tratado de un homicidio, condenando a cadena perpetua por ese hecho a Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella. Desde hace cinco años, el Santoral tiene un nuevo día: Los Beatos Mártires de la Rioja.

Continue Reading

Destacada

Milei: un líder antipolítico y mesiánico, con una personal relectura de la historia. Entrevista a Hernán Sassi.

Consultamos a Hernán Sassi -profesor, Doctor en Letras y magíster en Comunicación y Cultura por la UBA y autor de varios libros y ensayos sobre historia y cine- para entender la utilización de la historia que hace el presidente Milei quien se refiere una y otra vez a diversos próceres nacionales y acaba de firmar un acuerdo en la mismísima Casa de Tucumán que pretende ser fundacional. Una charla imprescindible para entender la actualidad sin anteojeras. Luego de revisar pros y contras, y la diferencia de la falta de conciencia histórica de Macri con la permanente identificación de Milei con el pasado, Sassi nos lee, a modo de conclusión, un fragmento del decreto de ‘Supresión De honores’ de 1810, firmado por Mariano Moreno: “La libertad de los pueblos no consiste en palabras, ni debe existir en los papeles solamente. Cualquier déspota puede obligar a sus esclavos a que canten himnos de libertad. Y este cántico maquinal es muy compatible con las cadenas y opresión de los que lo entonan. Si deseamos que los pueblos sean libres, observemos religiosamente el sagrado dogma de la igualdad.”

Programa emitido el 8 de julio de 2024

Nora Anchart: ¿Qué relación encontrás entre aquel 9 de julio de 1816 y este devaluado Pacto de Mayo en Tucumán?

—Por lo pronto, lo primero que me parece es que está devaluado por quienes van a participar, realmente invitar a De Loredo, Llayora, Juez, habla de un declive de la política argentina. Aquellos que hemos conocido o que nos importa la historia, o que hemos conocido otra etapa épica y con políticos más importantes que estos, nos da un poco de vergüenza. Pero yo no desdeñaría tanto el planteo de Milei. Más que nada porque Milei por lo menos es un presidente que propone un retorno a la historia. Porque si uno lo compara con el macrismo, es un paso adelante

Nora Anchart: ¿Villaruel te parece un paso adelante?

—Un paso adelante en términos de disputa por lectura de la historia. Nosotros venimos de una derecha orondamente iletrada, profundamente anti sarmientina, muchachones que salían de sus countries y venían a las distintas carteras del Estado a proponer una visión light y distinta de la política, a rejuvenecerla, a refrescarla y a limpiar de podredumbre, según lo planteaban ellos. Los he estudiado, he escrito un panfleto que se llamó “Cambiemos a la banalidad del bien”. Así que los conozco a esos muchachos. Y por eso planteo que es un paso adelante Milei, por lo menos en una discusión histórico política, Milei es un tipo que cita a Alberdi, después veremos cómo, y podemos charlarlo, conversarlo, pensar juntos. Propone este pacto, propone en fecha patria. Es alguien en cuya fórmula, que ha sido ganadora en las últimas elecciones, está compuesta por Villaruel, y Villaruel es una negacionista confesa. Por lo tanto tiene una lectura de la historia muy fuerte. Insisto, a diferencia del macrismo, el macrismo no tenía discurso de derecho, lo único que decía era es un curro. Entonces acá hay una lectura fuerte de la historia. Incluso la semana pasada tuvo un discurso muy importante en la provincia de Sarmiento, nada más ni nada menos, en San Juan, presentando un Plan Nacional de Alfabetización y citando a Sarmiento. Así que por lo tanto, ellos reponen la historia, a diferencia de otros muchachos que lo que ponían eran animalitos en los billetes. Deshistorizaban profundamente. Así que en ese sentido, a mí me interesaba, a mí me interpela este tipo de derecha, antipolítica, por otro lado, y absolutamente mesiánica, pero al mismo tiempo tiene una lectura de la historia y por lo menos con estos tipos puedo discutir historia. Insisto, con los que se fueron no podíamos ni siquiera empezar a discutir historia porque eran orondamente iletrados.

Nora Anchart: ¿Estás hablando del macrismo o estás hablando del kirchnerismo también?

—Del macrismo. Está muy bien tu intervención punzante. No te olvides, estos cuatro años que pasaron fueron también deshistorizantes. Absolutamente light. Así que me parece muy, muy inteligente tu apreciación.

Nora Anchart: El proceso de este momento exige un esfuerzo muy grande de tratar de entender, porque la verdad es cierto que no la vimos venir y es cierto que no tampoco sabemos qué hacer después. Entonces, un 9 de julio, signado por un desfile militar, en donde las figuras son tan complejas las que aparecen, figuras cuestionadas, con temas de derechos humanos sobre sus espaldas muy impresionantes, torturas en Malvinas, etc. En este contexto, ¿A qué sociedad le está hablando con ese desfile?

—Pero eso no sería muy contradictorio, porque como te decía recién, la vicepresidenta es alguien que niega lo ocurrido, niega el terrorismo de Estado.

Nora Anchart: Estamos de acuerdo. Yo hablaba de Milei. Creo que Villaruel en ese contexto tiene muy claro lo que quiere y lo que piensa, y efectivamente hay que estar preparado para discutir con ella. Está clarísimo eso.

—Sí, insisto, en el caso de Milei vos viste que siempre su lectura política es una lectura, yo diría sarmientina en el peor sentido. Él ve barbarie en todo lo que no es anarco liberalismo. Es una visión absolutamente mesiánica en su caso, y fundada en una cerrazón muy fuerte. Por eso yo cuando ganó Milei, lo primero que hice fue empezar a bajar del anaquel algunos libros del liberalismo porque estos tipos nos mandan atrás, antes del nacimiento de nuestra propia nación. O sea, digo, estos tipos, los millonarios, los que él defiende y a donde nos lleva, nos lleva hacia atrás, hasta la Edad Media, entonces antes de la modernidad. Entonces para mí, a mí me interpela, y sí, me interpela fuertemente Milei en términos políticos, porque justamente yo creo que una manera de discutir políticamente con estos tipos, de poder ganarles algún día, es justamente reponer ciertos ideales liberales, pero liberales en términos políticos. Te leo un pasaje de Mariano Moreno, ¿Me permitís?

LCV: Sí, claro.

—Leo un pasaje del decreto de supresión De honores de 1810, de firma del gran Mariano Moreno. Dice: “la libertad de los pueblos no consiste en palabras, ni debe existir en los papeles solamente. Cualquier déspota puede obligar a sus esclavos a que canten himnos de libertad. Y este cántico maquinal es muy compatible con las cadenas y opresión de los que lo entonan. Si deseamos que los pueblos sean libres, observemos religiosamente el sagrado dogma de la igualdad.” Fin de cita. Milei me obliga no sólo a leer a Mariano Moreno, sino también al propio Alberdi, a quien él lee de manera absolutamente sesgada. Y sólo lee aquel Alberdi librecambista.

LCV: Lo que le sirve.

—Eso mismo, ojo, como cualquiera de nosotros. Yo que soy un profe y que estoy escribiendo un libro sobre educación, cuando leemos a Sarmiento, bueno, pues leemos al Sarmiento que odia a los gauchos, pero no leímos una sola página de las cientos de páginas que Sarmiento escribió sobre educación y a la cual le debemos la educación pública, a la cual Milei no quiere volver y lo tenemos que obligar a él, justamente, a ser liberal. Si quiere ser liberal hay que reponer la ley 1420 y la educación tiene que ser bancada por todos los argentinos y las argentinas y por el Estado nacional, no por cada una de las provincias como pueda, tirándole dos mangos. Eso lo hemos legitimado desde los gobiernos anteriores.

LCV: Cuando digo que cada uno engancha la literatura que tiene ganas de leer y se forma el icono que quiere, yo me sigo preocupando por el 9 de Julio. Hoy, mi gente, los que no votaron a Milei, los que lo votaron, los adolescentes que están en las escuelas, los pibes con los que vos tratás cotidianamente, ¿Qué 9 de julio los incita a pensar, si es que los incita a pensar, el tema de la independencia?

—Yo creo que la escuela todavía sigue, por lo menos la escuela primaria, todavía sigue siendo, a pesar de que ha cambiado tanto la cultura y hoy nos gana la pantalla y más con los pibes nativos digitales, yo creo que la escuela sigue imprimiendo ciertos ideales democráticos, cívicos, amor a la patria y revisión de la historia, que me parece que son loables, porque realmente uno por lo menos aprende el lugar donde han crecido sus padres, que es a la patria, y el lugar al que pertenece. En términos de lectura de la historia, me parece que ahí tenemos un 9 de julio incluso mejor que el de otros años. Porque obviamente en tiempos de dictadura tenés un sesgo de un nacionalismo muy fuertemente anticomunista y antipopular. Creo que en los últimos años, que ha habido cambios de diseños curriculares en ese distrito en particular, en la lectura de la historia, hay una visión, si bien romantizada desde justamente la visión nacional y popular, me parece que es de lo poco incluso que podría rescatar de la educación en la situación catastrófica en la que se encuentra. Así que yo diría que los pibes, por lo menos los pibes más de primaria, ya los que justamente mencionaba, los que votaron a Milei, quizás justamente se han deshistorizado de una manera que justamente los ha ganado la pantalla, y justamente por eso quizás terminaron votando como votaron. No porque no sepan, pero sí un poco desencajados de nuestra propia historia, siendo bien hijos de la posmodernidad, no importándole bien el lugar en que nos ubicamos históricamente. Me parece que es bastante contradictorio el escenario porque justamente es un tipo de transición, es una época entre aguas, viste, que ya la modernidad no termina de caer, y la posmodernidad se ha aceptado y ha deshistorizado todo.

LCV: ¿Cuánto hace que lo que tiene que nacer no nace y lo que tiene que morir no muere? ¿Es Milei en ese sentido un parteaguas contundente como quizás fue en otro momento un tipo como Menem?

—Yo creo que Milei en ese sentido es una repetición de Menem, justamente como pronunciando ese apocalipsis y ese escenario de que hay algo que está muriendo y que lo tenemos que dar por muerto. Pienso, por ejemplo, en la democracia, este tipo es un referente de la postdemocracia. Este tipo enviando esa mega ley y mega decreto, y haciendo este pacto de mayo, un poco de cotillón, es realmente un monarca. Porque a ver, en aquel tiempo, en 1816, la discusión era justamente entre monarquía y república y ahí lo tenías a Belgrano con ese proyecto de reivindicar la identidad americana, San Martín apoyando el proyecto, proponiendo un rey incaico. Entonces ahí la discusión era monarquía o república. Este tipo, paradójicamente, insisto, sería un nuevo monarca, a diferencia de Menem, porque Menem es un tipo que se valió de los congresos para sacar las leyes. O sea, en ese sentido, realmente es un señorito inglés a comparación de este muchacho.

LCV: Una persona que se auto asume como el topo que viene a destruir desde adentro todo aquello que le molesta, y esto es el Estado, pero al mismo tiempo lo tiene que conducir, ese marco de contradicciones, ¿Cómo es que se le respeta y cómo es que se le vota a una persona que dice que viene a romper todo facultades extraordinarias?

—Bueno, pero para responder mejor lo que me preguntabas hace un minuto, me parece que él justamente es un salto hacia adelante de Menem, y es el que viene a poner más en crisis eso que decíamos hace unos minutos, de eso que no termina de morir y lo que no nace nunca. Yo creo que él, como Trump, como Bolsonaro, como esos referentes de la política de ultraderecha, algunos que no vienen de la política, algunos que son empresarios, otros amparados por las fuerzas armadas, como sea, realmente vienen a poner en crisis lo que entendíamos por política. Incluso esta política de la antipolítica también es una política justamente de la posmodernidad, para personas que no están atadas a ningún lazo social, a ninguna identidad firme, sea obviamente la del Estado Nación, pero ni siquiera la de pertenecer, ni que hablar una familia, la escuela, ciertas instituciones que eran muy importantes durante décadas y hasta siglos, bueno, pues están puestas en crisis ahora mismo. Yo soy afiliado de sindicato de SUTEBA, bueno, eso nos identifica a un puñado de docentes, pero somos una ínfima minoría de los docentes. Antes el sindicato era un referente identitario, realmente en la modernidad era alguien que no solo defendía mis derechos, sino yo me enorgullecía de pertenecer a esa comunidad, ese colectivo. Bueno, los colectivos están rotos en mil pedazos, salvo los feminismos contemporáneos, no hay utopía comunitaria en pie, no quedó nada, salvo la tecnológica.

LCV: La próxima vez podes venir al estudio para seguir planteando estos temas y seguir revisando la historia.

—Te tomo la palabra.

Continue Reading

Destacada

El cine en casa: Una pastelería en Tokio, por Marquisse

De chico amaba el momento de ver películas con mi familia. Mi mamá nos preparaba a mis hermanos y a mí pochoclos dulces o panqueques caseros con dulce de leche para engullir mientras mirábamos alguna peli alquilada en el videoclub El taller. Eso sucedía siempre horas después de sumergirnos en una búsqueda y tanteo por los títulos que ofrecía aquel lugar que se me antojaba un paraíso. Cientos de nombres distintos, con sus letras de tipos y tamaños diferentes que se podían leer en los lomos de los estuches donde estaban guardados los videocasetes. Cada película podía durar 90, 100, 110, 120, 150 o 180 minutos. Pero este tiempo, para mi yo pequeño, había que multiplicarlo. Porque una vez que alquilábamos una película y estaba en casa durante un día o un fin de semana (creo recordar que El taller cerraba los domingos, con lo cual si alquilabas un sábado la podías devolver recién el lunes) era moneda corriente el verla más de una vez. 

El caso es que esas noches olían a pochoclos, vainilla, manteca y dulce de leche. Para mí el cine era eso: historias que miraba en la tele y postres. Dos elementos que se conjugan muy bien en Una pastelería en Tokio (2015), el film de Naomi Kawase que abarca la incorporación de Tokue, una tierna señora, a la pastelería que lleva adelante Sentarō, un hombre algo amargado. Cuando Tokue se acerca al pequeño local de comida por primera vez y le explica a Sentarō que vino por el puesto laboral, el señor teme que ella no dé abasto. Ella insiste en que puede manejarse con las tareas, pero no hay caso. Tokue se despide del hombre, para volver al día siguiente con un recipiente con dorayakis caseros.

El dorayaki es una suerte de pastelito relleno de anko, un dulce hecho con porotos aduki. Dulce que la señora Tokue afirma que sabe hacer muy bien, algo que luego Sentarō (tras probar sus dorayakis) confirmará. Así es que la sonriente y agradecida señora, que saluda a los árboles y animales a su paso, queda contratada. Pero para hacer el anko, ambos tienen que estar a primera hora en el negocio. Y ahí es cuando Tokue le explica a Sentarō que el preparado del dulce de porotos lleva muchas horas, porque “hay que dejar que los porotos se acostumbren a la dulzura”. Y en esta escena, donde radica una de las metáforas más bellas del film, la señora agrega “es como una primera cita, la joven pareja debe hacer amistad”. 

La película, como el anko, parece irse cociendo de a poco. La temporalidad de la señora, con su paciencia, su detenerse en las imágenes del afuera y su entusiasmo por lo que otros considerarían fútil, dan realmente ganas de contagiarse de esa manera de ver el mundo. En tiempos donde la crueldad pareciera ser moneda corriente, esta historia se erige como una inyección de vida. Hace unas semanas terminé A sangre fría, de Truman Capote. Sé que traer a colación esta novela non-fiction sobre el asesinato a sangre fría de una familia en Estados Unidos parece descabellado, y hasta irónico si recién hablaba de vida, pero juro que tengo un punto. En un momento del libro, Capote escribe que Bonnie (la madre de la familia asesinada) dice: “Cuando era niña -le dijo una vez a una amiga- creía firmemente que los árboles y las flores eran como los pájaros o las personas. Que pensaban cosas y hablaban entre sí. Y que nosotros podíamos oírlos y lo intentábamos, realmente. Sólo había que dejar la cabeza vacía de todos los demás ruidos. Quedarse muy quieto y escuchar intensamente. A veces, todavía ahora lo sigo creyendo. Lo que ocurre es que nunca se consigue estar lo suficientemente quieto…”. En un momento del film, en un gesto bello, Tokue saluda a las flores del cerezo luego de terminar su turno en la pastelería.

El mes pasado me mantuve atareado entre la mudanza a mi nueva casa, el cuidado de la gata de mi amiga Sol y la adaptación al nuevo hogar. De fondo, claro, la preocupación siempre latente -y ahora más aún, por el mero hecho de ser trabajador estatal- por la subsistencia. Esta es la primera película que vi en mi nueva casa, en mi nuevo cuarto. Si bien estaba subida al sitio web de Lumiton, está disponible en la plataforma Mubi. Como Bonnie, pude quedarme quieto durante dos horas y ver esta película. Aunque no estaba con mi familia, comí un alfajor Bon o Bon para cumplir con el dulce ritual del cine. Ayer vino mi mamá y mi hermano Fran a conocer el departamento. Merendamos una torta de vainilla casera con dulce de leche que acompañamos con unos mates. La dulzura transmitida por ellos y la de saberme acompañado en esta nueva etapa me reconforta. Quizás tanto como Tokue lo estaba mientras cocinaba los dorayaki. Mientras escribo estas líneas una idea se me presenta: hay que conseguir “estarse lo suficientemente quieto” de tanto en tanto.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.