Por la crisis, cada vez más emprendedores utilizan Facebook e Instagram como salida laboral

Ante la crisis que vive el país y el desplome de de las ventas en supermercados y shoppings (más de 9 meses en rojo), cada vez son más los argentinos que se vuelcan a las redes para apostar por un emprendimiento propio que les sirva como ingreso extra o, en algunos casos, como su única entrada de dinero.

Según datos consignados por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, en el último año ya se han despachado más de 120 millones de productos a través de la web, lo cual equivale a un aumento del 25% interanual. En términos de facturación, el despegue de las redes como plataformas de ventas es aún más palpable: $230.000 millones, lo que supone un alza cercana al 50%.

MercadoLibre, líder en el rubro de ventas online, ya no es el único competidor en el mercado cibernético. En los últimos meses han ganado protagonismo Instagram y Facebook, que cuentan con la ventaja de no cobrar comisión. Aquí entra en juego una suerte de «boca a boca virtual»: los vendedores y los compradores se conocen, y así se va corriendo la bola. Más de un millón de personas se dedican a transaccionar bienes y servicios en el muro de Facebook.

Además, muchos emprendimientos online que se basan en un enfoque más artesanal ganan tracción por la oferta de productos que no se pueden encontrar en el circuito tradicional.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda