Quiso pasar al VIP sin pulserita, apareció muerto en el Paraná

Rosario todavía no puede creer lo que le pasó al Bocacha. Un pibe de 23 años que trabajaba en la empresa de electrodomésticos Liliana y quiso festejar el carnaval en un boliche. Salió con un grupo de amigos y entraron al Ming River House, uno de los tantos lugares de la ribera rosarina. Horas después, su cadaver flotaba en el río Paraná.

Según el portal Enredando «Los primeros testigos dijeron que Carlos intentó pasar a ese VIP sin tener la pulsera obligatoria. Que la respuesta fue agresiva por parte de los guardias de seguridad privada, los patovicas, que lo sacaron del lugar a los golpes.»

Eran las cuatro y media de la madrugada y fue lo último que se supo de él. Cómo se ahogó el Bocacha? se ahogó o lo mataron antes? Hijo de un pescador de las islas que algo debía saber del río que lo vio morir. Su madre, era asistente escolar. Familia humilde, querida y respetada.

Una historia repetida, historia de trabajadores. Pibes morochos, alegres, que tienen prohibido pasar del otro lado del límite, ahí donde van las personas importantes.

Nadie cree en la inverosimil versión del suicidio que alguien echó a rodar. Pescadores de la zona declararon que vieron a los patovicas del boliche arrinconarlo contra la baranda del río.

Hoy, 27 de febrero, Rosario marcha para pedir justicia por Carlos Orellano, el hijo del pescador. Por él, y por todos los pibes trabajadores que encuentran la muerte de manera violenta, absurda, como si la vida no valiera nada para ellos.

El intendente hoy clausuró el boliche.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda