Aeropuertos: negocios, especulación, pandemia, por Pablo Solana

Pablo Solana, colaborador de La Columna Vertebral, de regreso de Colombia a Argentina,debió pasar por cinco aeropuertos: Bogotá, Santo Domingo, Panamá, Santiago y Ezeiza. Un viaje de cuatro días. Esta es su foto en el tercer aeropuerto en tiempos de pandemia. , l

Es sabido que el virus llegó a nuestros países a través de vuelos, casi todos provenientes de Europa y Estados Unidos. Estas empresas hipermillonarias están reclamando, ahora, que no tuvieron más remedio que suspender vuelos, que los gobiernos las subsidien por no tener que dejar de operar. Cuando pase la gravedad de la pandemia, sería bueno que estos procederes criminales del gran capital trasnacional, y de sus socios en los gobiernos locales, no queden impunes.

Algunos datos para que, cuando pase el temblor, se puedan investigar y juzgar como crímenes contra la humanidad las decisiones y presiones empresariales (y las complicidades políticas) que facilitaron la expansión de la pandemia:

#Colombia está teniendo el crecimiento más vertiginoso de coronavirus en los últimos días: de 13 casos informados el viernes 13, a 93 ahora (18/3 al mediodía); la tendencia es más vertiginosa que la del resto de países de la región. El gobierno de Colombia no cerró los vuelos desde Europa sino hasta este lunes, después de lo que hicieron los demás países de América Latina (y niega pedidos de cierre del aeropuerto de Bogotá). La empresa que más capitaliza esas rutas, principal vía de ingreso del virus, es #Avianca: mimada del gobierno de Duque con quien tiene intereses comunes y canal directo: la hermana del presidente es alta directiva de la compañía.

#Chile declaró el lunes la pandemia en Fase 4, es el primer país de la región en llegar a ese punto. Recién el día de hoy, miércoles 18, se cerraron los vuelos, con 238 casos verificados (apenas algo menos que Brasil, que tiene la población de 12 chiles). Fase 4 significa que el virus se transmite ya en forma comunitaria, es decir, se está expandiendo en la sociedad por no haber sido contenido en su etapa de ingreso. En Chile la principal operadora aérea es #Latam, la más amplia aerolínea de América Latina y uno de los principales grupos económicos del país, de verificados lazos con la familia Piñera a cargo del gobierno.

#Panamá tiene un alto índice de infecciones en relación a la población (86, y 1 fallecido, en solo 4 millones de habitantes). Allí tiene su base principal de operaciones #COPA Airlines (Hub de las Américas le llaman al manejo que hace COPA del aeropuerto de Tocumen, donde pasan conexiones a todo el mundo, capitalizando la ubicación privilegiada en el planeta que tiene Panamá). El gobierno de ese país demoró en cerrar los vuelos desde Europa hasta el domingo 15, apenas 4 días atrás, y COPA siguió ofreciendo Panamá como base de interconexiones sin aplicar restricciones propias. Con Latam, COPA es el otro gigante empresarial que domina el mercado de vuelos entre Latinoamérica y Estados Unidos – Europa.

El otro foco de expansión veloz de la pandemia está siendo #Perú (145 casos al día de hoy). En el centro geográfico de América Latina sobre el Pacífico, el aeropuerto Jorge Chávez de Lima es otra de las bases de interconexiones continentales. Sin medidas preventivas graduales, el cierre de vuelos se dio de forma abrupta recién ayer. Allí también domina Latam.

Colombia, Chile, Panamá, Perú: gobiernos dominados por el neoliberalismo, donde mandan las empresas y, como contraparte, los sistemas de salud pública son débiles o inexistentes: dos caras de la misma moneda criminal.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda