Según la OIT, el coronavirus podría destruir 25 millones de empleos en el mundo

Una evaluación realizada por la Organización Internacional del Trabajo estimó que la crisis económica y laboral provocada por la pandemia del coronavirus podría aumentar el desempleo mundial en casi 25 millones de personas.

Sobre la base de las diferentes hipótesis por las consecuencias del COVID-19 sobre el crecimiento del PIB mundial, las estimaciones de la OIT indican un aumento del desempleo mundial de entre 5,3 millones (hipótesis “prudente”) y 24,7 millones (hipótesis “extrema”) a partir de un nivel de base de 188 millones en 2019.

En el informe titulado ‘COVID-19 y el mundo del trabajo: Consecuencias y respuestas’, la organización pide la adopción de medidas urgentes basadas en tres pilares: proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo, estimular la economía y el empleo, y sostener los puestos de trabajo y los ingresos.

Naturalmente, la caída en el empleo conllevaría grandes pérdidas de ingresos y caídas en el consumo de bienes y servicios. La OIT estima que entre 8,8 y 35 millones de personas más estarán en situación de pobreza laboral en todo el mundo, frente a la estimación original para 2020 (que preveía una disminución de 14 millones en todo el mundo).

Guy Ryder, director general de la OIT, remarcó que “ya no se trata sólo de una crisis sanitaria mundial, sino también de una importante crisis económica» y destacó que «en 2008, gracias a que el mundo hizo un frente común ante las consecuencias de la crisis financiera mundial se evitó lo peor. La actual coyuntura requiere de ese tipo de liderazgo y determinación”.

«El diálogo social activo entre los trabajadores y los empleadores y sus representantes, es vital para fomentar la confianza del público y el apoyo a las medidas necesarias para superar esta crisis», aseguró Ryder.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda