Estados Unidos: el coronavirus ya provocó más muertes que la guerra de Vietnam

WASHINGTON, DC - APRIL 03: U.S. President Donald Trump answers questions in the press briefing room with members of the White House Coronavirus Task Force April 3, 2020 in Washington, DC. President Trump announced that Americans in virus hot spots should wear a mask when out in public as the death rate caused by coronavirus has nearly doubled in three days in New York City while the nation continues to reel from the impacts of COVID-19. Win McNamee/Getty Images/AFP

Desde que empezó la pandemia, Estados Unidos fue el país con más contagiados, ya superó el millón, con un saldo de 59,112 fallecimientos hasta el momento.

La cifra resulta increíble si se la compara con los muertos y desaparecidos de las fuerzas militares norteamericanas en la guerra de Vietnam: 58.220. Casi una década combatiendo en el sur de Asia, produjo menos víctimas fatales. Está claro que la guerra mató a centenares de miles de vietnamitas, pero estamos hablando de bajas para los Estados Unidos.

La mayor diferencia es que en ese momento morían jóvenes soldados, y volvían otros centenares de miles con traumas de todo tipo. Hoy mueren, en su mayoría, viejos y pobres. El impacto en la sociedad de decenas de miles de ancianos muertos no es el mismo que el de la misma cantidad de jóvenes productivos o que tendrán muchos años por delante para mostrar las heridas.

La escandalosa cifra de muertos en poco más de un mes se produce en el país más rico del mundo, el corazón del imperio, en el que no hay salud pública, ni conquistas sindicales que en otros países occidentales son básicas. Sumado a un presidente que sugiere probar inyectarse lavandina para desinfectar los pulmones. Casi una broma que fue tomada en serio por más de un centenar de ‘american’s dad’ que terminaron hospitalizados por probar la idea de Donald Trump. Literales al extremo, se inyectaron lavandina.

Sin embargo, no todo está perdido. Por primera vez, el 1º de mayo los trabajadores proponen acciones en su día. Según el portal Democracy Now: «Trabajadores de algunas de las corporaciones más grandes de Estados Unidos están planeando una ola de huelgas sin precedentes para el 1º de mayo, Día Internacional de los Trabajadores. Empleados de Amazon, Whole Foods, Walmart, FedEx, Target e Instacart dejarán sus puestos de trabajo para exigir compensaciones por ausencias permitidas, que hasta ahora no son remuneradas, pago adicional por trabajo de alto riesgo, licencia por enfermedad, equipos de protección personal y artículos de limpieza en los lugares de trabajo. Muchos de los trabajadores forman parte de una creciente coalición que participará en la huelga popular del 1º de mayo lanzada por las cooperativas de trabajadores en el estado de Misisipi».

(Te puede interesar cómo enfrentaba Estados Unidos la pandemia el 30 de abril, hace menos de un mes:

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda