“La Juventud Sindical está dispuesta a dar la discusión por una transformación dentro de la CGT”. Entrevista a Cristian Jerónimo

En mayo del año pasado, Cristian Jerónimo fue elegido Secretario General de la Juventud Sindical luego de un complejo proceso de recambio en su conducción. Con solo 37 años, ya había logrado asumir como Secretario General del sindicato de trabajadores del Vidrio, SEIVARA. Hijo de padres peronistas, la política y la militancia fueron algo que aprendió desde la infancia. Su primer trabajo fue de ‘pelapapas’ en una rotisería cuando era un adolescente. Luego logró entrar a una fábrica de vidrios para automóviles y allí fue elegido delegado. Está convencido de la necesidad de un recambio generacional y considera que la Juventud Sindical es un proceso de militancia gremial y formación sindical. En esta entrevista exclusiva para La Columna Vertebral, recorre su trayectoria, el compromiso de la Juventud Sindical con la historia y con el futuro, la importancia de los Derechos Humanos, la relación con los empresarios nacionales y su apuesta a Pablo Moyano como próximo conductor de la CGT.

LCV: La semana pasada mantuvieron un conversatorio virtual con Pablo Moyano en el que hicieron fuertes críticas al encuentro que Daer, Acuña, Gerardo Martínez y otros dirigentes de la CGT mantuvieron con empresarios de la talla de Techint, Magnetto o Mercado Libre. ¿Cómo es la relación de los jóvenes gremialistas con el mundo empresario?

CJ: Hay muchos matices con respecto a eso, todos los empresarios no son lo mismo. Sabemos que hay un gran grado de empresarios irresponsables, que lamentablemente cada vez que el país los necesitó no estuvieron a la altura de la circunstancia. Pero también creemos y entendemos que estos dos sectores, tanto el sector empresario como el del trabajo, tienen que empezar a trabajar en un proyecto en común y confluir por lo menos en las coincidencias y empezar a dejar disidencias de lado. La Argentina en la cual todos estamos viviendo y en la cual soñamos todos en un futuro, necesita de un acuerdo estratégico de estos dos sectores para empezar y salir adelante. El año pasado desde la Juventud Sindical empezamos a darnos una política para empezar a sentarnos con el sector empresarial más joven. La verdad que uno iba con un pequeño prejuicio, pero hay compañeros valiosos también desde ese lado. Más generacionales, sucede en los dos extremos, tanto en el sector empresario como el sindical, los empresarios y los dirigentes que tienen muchos años, tienen una mirada muy diferente a la que tienen las nuevas generaciones.

LCV: Vamos a contarle un poco a la gente en qué consiste la Juventud Sindical, ¿Cuántas organizaciones hay? ¿Cuántos compañeros tienen?

CJ: Bueno, primero hay que hacer un pequeño reconto sobre qué es la Juventud Sindical y cuál es la historia de la Juventud Sindical en Argentina. La verdad es que la Juventud Sindical tiene una historia muy rica dentro de lo que es el movimiento obrero organizado. Yo tengo la suerte de hoy conducir un espacio que agrupa a más de setenta organizaciones sindicales que es muy amplio y muy trasversal y también le abrimos la puerta a los diferentes sectores de la patria como los movimientos sociales, las agrupaciones estudiantiles y a todos aquellos que entiendan y tengan esas ganas de militar y participar en estos espacios, que son espacios donde los jóvenes y las nuevas generaciones encuentran un lugar donde se sienten contenidos y pueden debatir y sobre todas las cosas se pueden informar. Esta Juventud Sindical que me toca manejar a mí, es una Juventud Sindical que la inició el compañero Facundo Moyano allá por el 2009 en un gran acto en el Luna Park, donde asistió el ex presidente Néstor Kirchner. Tenemos muy lindos recuerdos y de ese lugar seguir trabajando y seguir aportando a un espacio virtuoso donde, como te decía recién, los jóvenes encuentren ese lugar donde se sientan cómodos. Porque yo digo que uno como dirigente gremial o estudiantil o todo aquel que tenga una responsabilidad y que crea en alguna causa en común, tiene que sentirse muy cómodo y militar con felicidad. Así que desde este espacio hoy nosotros estamos agrupando a más de 80 organizaciones sindicales, estudiantiles y de diferentes sectores.

LCV: No hay duda de que los dirigentes más jóvenes están creciendo, pero ¿crees posible un trasvasamiento generacional más orgánico o los gordos son un tapón demasiado difícil de sacar en el breve lapso?

Nosolamente lo creo posible sino que entiendo que es una necesidad. Los jóvenes o las nuevas generaciones son la oxigenación necesaria de las instituciones, de las organizaciones gremiales. El mundo viene cambiando a una velocidad, al trabajador que se le hablaba hace veinte o treinta años atrás no es el mismo trabajador o trabajadora al que se le habla hoy. Entendemos que el trasvasamiento y el proceso de transformación dentro de la estructura gremial y de la Confederación General del Trabajo se tiene que empezar a dar, y desde este espacio de Juventud Sindical, al cual me toca representar en este momento, nosotros empezamos a dar esa discusión y lo empezamos a plantear ya el año pasado y este año ya con más fuerza. El último zoom que acabamos de hacer con el compañero Pablo Moyano, nosotros planteamos que la unidad es el camino y que las nuevas generaciones tienen que empezar a dar la discusión puertas adentro, que los grandes dirigentes sabemos que algunos han tenido errores, pero eso no quiere decir que hay que subestimarlos porque también entiendo que por algo están donde están, y la experiencia y la sabiduría no te la da ninguna persona sino el tiempo. Pero también tienen que entender que sí le tienen que dar paso a los jóvenes, y que los jóvenes no son enemigos de ningún proceso sino todo lo contrario. Para mí, los jóvenes son el reservorio ideológico del peronismo y el peronismo descansa tanto en la Confederación General del Trabajo como en las organizaciones sindicales.

LCV: Sabemos la importancia que le da tu organización a la formación de los militantes así como han incorporado el tema de los Derechos Humanos y otras cuestiones de género o sociales en la agenda de los trabajadores. ¿Ese es el nuevo sesgo que le daría una conducción que salga de las filas de ustedes a la CGT? ¿Qué percepción tenés de cómo caen hoy por hoy las organizaciones sindicales en los sub 40?

CJ: A mí me parece que ninguno puede desconocer nuestra historia. No solamente que hoy ya está muy arraigado en la discusión también de las instituciones gremiales el tema de DDHH y muchas organizaciones, incluida mi organización sindical, hoy tiene su secretaria de DDHH que antes no existía y se discute y se reivindica esa causa, porque me parece que uno no se tiene que olvidar de esa pelea que han dado muchos de esos compañeros que después lamentablemente fueron perseguidos, desaparecidos y hasta torturados. Gracias a esa pelea hoy muchos de nosotros disfrutamos de la democracia y podemos decir las cosas que pensamos con total nobleza y libertad. Entonces me parece que no solamente el sindicalismo tiene que reivindicar la causa de los DDHH sino que se tiene que dar una política muy fuerte también, haciéndoles llegar y hablando, que los trabajadores entiendan cual es la historia. Todavía falta mucho y tenemos que seguir trabajando, que las nuevas generaciones y las juventudes que se aproximan en el sindicalismo, en la política, en las universidades, tienen que defender esta causa y hay que seguir sosteniéndola en el tiempo. Muchas veces sabemos que las corporaciones quieren tapar con la mano o hacerlo desaparecer, pero bueno, yo tengo muy claro que es una causa que tenemos que reivindicar.

LCV: Cómo recordás tus inicios en la militancia gremial?

En mi casa todos eran peronistas. Fuel algo natural para mí ponerme a militar cuando entré a trabajar en una fábrica de reposición de vidrios para autos. Ahí empecé todo el proceso, fui delegado tres mandatos, hasta que empecé a ver las desigualdades que teníamos nosotros, que no teníamos una organización sindical que nos diera la cobertura necesaria que necesitaban los trabajadores. Empezamos a dar la discusión que entendíamos que teníamos que dar, por lo difícil que sabemos que es eso en Argentina. Muchas veces yo planteo en Argentina es más fácil ser diputado nacional que llegar a ser Secretario General de un gremio, y de ese lugar empezamos a creer, con un grupo de compañeros de diferentes provincias, porque mi sindicato tiene representación a nivel nacional, que debíamos dar esa discusión. Si ustedes me preguntan ¿Tu sueño era llegar a ser Secretario General? Mi sueño en ese momento era tener la dignidad necesaria que teníamos que tener como trabajadores en nuestra empresa y que la patronal no se abuse.

Después el camino se va dando, uno se va metiendo cada vez más. La realidad es que el que abraza esta causa no solo le tiene que gustar, le tiene que apasionar, porque le dedicas 24 horas de tu día, porque realmente es así y yo las veo a las organizaciones sindicales, las siento y las veo cómo una herramienta transformadora en beneficio de los trabajadores que no es ni más ni menos que el pueblo argentino. Así que desde ese lugar me siento muy orgulloso que hoy nosotros, mi organización sindical, es una organización que volvió a renacer y que tiene una historia inmensa. El 11 de junio del año que viene cumple 75 años y le empezamos a dar otra impronta totalmente diferente: mucho más federal, trabajando con las seccionales de todo el país, dándole el espacio a las compañeras mujeres, para que también tengan su espacio dentro de la organización, acercando mucho la organización sindical a la familia de los trabajadores. Así que ese es el trabajo que se da a diario.

LCV: Buena frase de cierre: “a veces en Argentina es más fácil ser diputado que representar a los trabajadores”. Querés agregar algo más?

CJ: Muchísimas gracias a ustedes, gracias por la invitación. La verdad, es muy gratificante que les den el espacio a los trabajadores. Aprovecho para mandarle un saludo a Pablo Moyano, la verdad que yo le tengo un gran aprecio, es un compañero que tiene mucho futuro y esperemos que algún día termine representando a todos los trabajadores en su conjunto.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda