Jóvenes de la UIA con Alberto Fernández: “Señor Presidente, vivimos en un país totalmente asimétrico y no federal”.

Tomás Karagozian participó, la semana pasada, de una reunión con el Presidente de la Nación junto a 100 industriales jóvenes, de 17 provincias que representan a 22 rubros de producción. Entrevista exclusiva de La Columna Vertebral para conocer la dirigencia industrial que se viene.

A los 30 años, Tomás Karagozian es el presidente de la UIA Joven, una organización creada dentro de la Unión Industrial Argentina en el 2012 de la que participan emprendedores sub-cuarenta años. Una iniciativa de las autoridades de la UIA que tiene como objetivo: “fomentar la integración y propiciar la formación de los futuros dirigentes industriales” según indica su página institucional. Karagozian Jr es Director de Operaciones de la textil TN Platex, anuncia la reapertura de una planta con 150 empleados, se reconoce intelocutor y amigo de algunos dirigentes gremiales y de movimientos sociales como Cristian Jerónimo -de la Juventud Sindical- o el Gringo Castro de UTEP. “Yo siempre digo que soy de River Plate y de TN Platex, cuando era chico le preguntaba a mi viejo “pa, ¿Cómo anda tu empresa?” él decía “es nuestra empresa”. Desde que nací siento a nuestra empresa como mía, porque es mía, y es de mi familia y es de mis primos y hoy es mi lugar, y es mi pasión y tengo muchas ganas de tener una empresa que genere cada vez más trabajo.” Entrevista exclusiva de La Columna Vertebral para conocer la dirigencia industrial que se viene.

LCV: En más de una entrevista ustedes se reconocen como ‘militantes de la industria’ ¿qué significa para ustedes ‘militar’?

Para nosotros militar es hacer territorio, militar es formarnos, militar es comunicar lo que hacemos, quienes somos, comunicar nuestras ideas y comunicar que nuestro mayor orgullo es generar trabajo. En ese sentido somos militantes de la industria, y para militar la industria hay que conocer la industria de manera regional, sectorial, hay que escuchar las historias de los y las industriales para formarnos y aprender. Nosotros realmente vamos a militar la industria porque entendemos firmemente que somos un sector fundamental para Argentina, y en este sentido me parece que hay que alejarnos de nuestra zona de confort, hay que alejarnos de nuestras oficinas para salir un poco al territorio, para ir a las fabricas, para ir a todos lados y comunicar quiénes somos y qué hacemos. Y me parece que el grupo en toda su extensión cree en este mensaje y lo estamos activando, por así decir, con hechos.

LCV: La semana pasada entrevistamos al Secretario General de la Juventud Sindical, Cristian Jerónimo, y nos comentó su sorpresa al conocer a una nueva dirigencia industrial. Habían ido con mucho prejuicio a reuniones con jóvenes industriales pero descubrieron que también allí hay una brecha generacional, que tenían otros paradigmas. ¿Ustedes cómo encuentran la relación con los sindicatos y con los gremios? ¿También se les han bajado algunos prejuicios o cómo ven la cosa para relacionarse con ellos?

Totalmente. De hecho, Cristian es un gran amigo, un gran dirigente que respeto mucho y que la verdad estamos generando una muy buena relación, tanto institucional como en el plano relacional y social. Me parece que como jóvenes entendemos que de manera endogámica ningún sector se salva solo, entendemos, ideamos, enarbolamos, por así decir, el camino del dialogo y del consenso y me parece que la única salida es de manera multisectorial. Creo que el antagonismo o el pasado de no hablar o no debatir los temas quedó en el olvido, en el pasado, la sabana en argentina es corta siempre y sin dialogo y sin consenso no hay salida, y en ese sentido los encuentros con la Juventud Sindical son realmente buenos. No es solamente juntarse y llevarse bien, es animarse a debatir, y está bien que cada uno defienda sus intereses, per el debate es diferente si previamente generamos vínculos de confianza. Personalmente tengo admiración por la Juventud Sindical y me animo a decirlo porque me parece que ellos también son militantes, y que juntos y trabajando de manera conjunta creo que vamos a tener un futuro próspero, estoy seguro.

LCV. ¿La pandemia ha demostrado la necesidad de contratar mano de obra local? Es decir, en lugar de llevar obreros calificados, arquitectos, especialistas formados en Buenos Aires ¿No hay una necesidad de ir a la mano de obra y a la inteligencia de cada provincia?

Yo no tengo ninguna duda de que estamos en un país que no es federal. Creo que el coronavirus expone aún más las asimetrías que nosotros tenemos en infraestructura, en conectividad, en educación, en absolutamente todo. No solo se trata de que industriales de Buenos Aires vayan a poner una fabrica en La Rioja, lo más importante es que los jóvenes riojanos, tucumanos, o de Santa Fe o de donde sea, puedan formarse, puedan quedarse a vivir en el lugar donde nacieron. Me parece que no hay nada más triste que una persona nazca en un lugar y quiera ser parte de ese lugar y que porque no tiene oportunidades profesionales para desarrollarse tenga que ir a una zona centralizada. En ese sentido le expresamos esto al presidente diciéndole: señor presidente nosotros creemos que vivimos en un país totalmente asimétrico, no federal, y el presidente asintió y nos dijo que tenían planes muy importantes en infraestructura para empezar a compensar estas asimetrías, que, dentro de las medidas que venían que son estas 62, habían medidas puntuales para competir o reducir estas asimetrías.

LCV: Es toda una sorpresa escuchar hablar a un joven militante industrial. Igual, hay que decir que hay empresarios y empresarios y hay sindicalistas y sindicalistas. ¿Cuál sería el límite o las diferencias que vos encontrás entre los distintos tipos de empresarios? Ustedes como juventud de la UIA ¿Tienen en claro algunos límites o principios? Por ejemplo ¿Hasta donde extenderse? ¿cuál es el margen de ganancia lógico?

No es que la dirigencia industrial es buena o mala, o que la dirigencia sindical es buena o mala, o la política o la judicial. Hay buenos y malos en todos los sectores y lo que nosotros estamos buscando como jóvenes es juntar a todos los industriales que crean en la línea que nosotros estamos queriendo comunicar ¿La línea cuál es? Somos una dirigencia industrial nueva que no se cree ni mejor ni peor que la anterior, que no viene a reemplazarla, sí se pone a disposición y a través del esfuerzo quiere empezar a verse en los lugares, pero sí que cree que el mundo cambio y es un mundo diferente que, por la experiencia que nosotros tuvimos desde nuestro país y como generación, vivencias muy diferentes a por ahí las vivencias que vivió una generación previa, hay cosas que ya no se discuten, la democracia. En esta democracia donde la sabana es corta y en donde el capitalismo está, digamos, no en jaque pero que va a haber cambios, nosotros planteamos desde nuestra generación un discurso anti grieta, un discurso propositivo. Como dirigentes, nuestra mayor preocupación y ocupación tiene que ser generar trabajo, y para eso tenemos que debatir y consensuar y tener las condiciones para poder hacerlo.

Vos mencionaste la rentabilidad, la rentabilidad para nosotros es un tema central. Ahora ¿Es nuestro mayor orgullo? No. Nuestro mayor orgullo es generar trabajo, pero si no tenemos rentabilidad no podemos generar trabajo. Nosotros, te hablo ahora del caso personal de mi familia, en los últimos años no tuvimos rentabilidad ¿Eso qué significo? Yo no me puse triste por perder plata, yo me puse realmente muy triste porque había gente que merecía seguir trabajando con nosotros y no lo pudimos sostener, y hoy no tienen trabajo. Estoy reabriendo una fabrica de 150 personas, contratamos 100 personas en el último mes, pero 650 personas se quedaron en la calle ¿Fue culpa nuestra? No, no siento que haya sido culpa nuestra ¿Pero nos duele? Es lo que más nos dolió.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda