fbpx
Connect with us

Destacada

Legajos reparados, por Patricia Borensztejn

Siempre pensamos que nuestros pasaportes , aquellos con los que nos permitieron salir del país, estaban marcados. Por más que revisamos cada detalle, ( amén de la foto, tremenda foto que nos habían tomado dentro de la cárcel y con uniforme carcelario ( la parte de arriba, que es lo que se ve en la foto se llamaba ¡garibaldina!)) no encontramos nunca ese detalle, o esa marca.

Párrafo aparte. Esa, la de la garibaldina, es la única foto que tengo de esos seis años de cárcel, o sea que, yo pienso, que quizás para mis nietos, esa foto valdrá oro, oro puro: abuela en uniforme carcelario,Cárcel de Villa Devoto, 25 de julio de 1980. Uauuuuuu. Me impresiona pensarlo y me hace acordar una anécdota de mi gran amiga , la Yeya, que se puso a leer una carta colgada y enmarcada en la inauguración de la muestra Cartas de la Dictadura, de la Biblioteca Nacional , y cuando terminó de leer la carta se me acerca y me dice, estaba leyendo la carta y pensaba ¡pobre chica! y , lanzando una tremenda carcajada me explica, y ¡¡ la chica era yo! ¡era mi carta!! Siempre riéndote de todo ¿eh Yeya? y haciéndome reír a mi también! Afuera , pero también ¡adentro!

De todas formas, siguiendo con la historia de los pasaportes marcados, ese pasaporte que nos dieron para salir del país, estuvo vigente hasta mucho más allá de la llegada de la democracia. Porque antes le ponían un sellito, ¡renovado! y seguía valiendo: por cinco años en el exterior y cuatro en el país. La cuestión es que cuando entrabas a Argentina, (obviamente estoy hablando de la democracia porque antes no podíamos entrar) el pasaporte caducaba. Y había que renovarlo. Ah si, había que ir al Departamento de Policía, sito en la calle Belgrano entre … bueno ya sabes, sigue estando ahí. Larguísimas colas de gente para entrar, hasta que lo lográbamos. El punto era que había que entregar el pasaporte a renovar. Y había que conseguir recuperarlo renovado antes del día de nuestra vuelta a España, que era donde vivíamos.

Y aquí empieza el cuento. Que parece una joda , sino fuera porque es una maldita verdad. Cuando tocaba el día de recoger pasaportes, cuando después de hacer la larga cola, presentábamos nuestro resguardo ( que parecía idéntico al que tenía la señora de adelante de la cola) , el cana ( no puedo decirle todavía policía, creo que ese término se quedó en las garitas de tráfico, junto con mi niñez) , el cana , repito, nos miraba bien a la cara y nos decía, ustedes dos ( mi marido y yo) van a la mesa especial. Y nos mostraba el camino. Al fondo. Bien al fondo. Por esos laberintos que tiene ese lugar. Quien pudiera derrumbar ese edificio , digo yo. Pero bueno, de la mano íbamos los dos a la Mesa Especial, una triste oficina, pequeña y oscura donde te hacían esperar. De donde pensabas que no ibas a poder volver a salir. Eso era democracia. Repito. Por si no lo apuntaron bien. Y al final, puff, venía otro cana con nuestros pasaportes. Si alguna vez, alguno de ellos nos dijo algo, yo lo olvidé. Pero yo olvido mucho, ¿sabe lector?

Cuestión que, papá, que todo lo averiguaba, nos dijo que había un trámite que se podía hacer, para evitar caer en esa puta Mesa Especial de la cana. El trámite se llamaba : refundición de la causa. Así es que el, mi papá, juntó todos los papeles que se nos pedía para el trámite y presentó todo para los dos . Con número de expediente y toda la pesca. Pasado un tiempo recibió la notificación que el último paso era una entrevista con los interesados. Teníamos que ir al edificio de la calle Belgrano, presentarnos con la notificación y tener la entrevista. Lo hicimos. Recuerdo entre mucha bruma la entrevista con los canas. Ellos sentados de un lado, nosotros del otro. Recuerdo que hubo preguntas. No cuáles. Las puedo imaginar pero no importa, lo que si importa es que de ahí salimos. Y al cabo de un tiempo llegó a la dirección de mi papá la resolución: firmado y aceptado, causa completamente refundida. Lo cual significaba que habían limpiado completamente nuestros antecedentes policiales y judiciales. Genial.

No, no terminó ahí la historia. Unos años después inicié el trámite de nacionalidad española. Llevábamos muchos años viviendo , y trabajando en España , así que juntamos todo. Había hasta un certificado de buena salud que tenía que hacerte el médico. Teníamos todo. Solo faltaba el certificado de buena conducta en el país de origen. Ya estaba Menem gobernando, creo. Fuimos a pedirlo al Consulado en España. Tardo unos meses. Pero llegó.

El certificado que me entregó el consulado argentino en españa decía que no podían darme certificado de buena conducta, porque yo, tu, el, nosotros vosotros y ellos, no habíamos tenido buena conducta en argentina.

No pude obtener la nacionalidad española. Pero no me importó eso demasiado.

Ojalá algún día uno se anime y queme todo. ¿Sucederá? Yo lo único que quiero que le quede a mis nietos es la foto, con la leyenda abajo:

Abuela Pati en uniforme carcelario, Cárcel de Villa Devoto, 25 de julio de 1980

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

El Gran Hermano | Por Hernán López Echagüe

Uruguay es el hermano menor de Argentina, que es la cuñada rica de Bolivia, que es la melliza de Ecuador y prima de Colombia, que es la hermana no reconocida de Perú, que a su vez es el hijo adoptivo de Chile, que es ahijado de Paraguay, peleado con su sobrino Venezuela, que es nieto de Brasil, y, al igual que todos, ignorantes por completo de lo que ocurre con la vida de las trillizas Guayanas. Todos hijos de los Estados Unidos, un padre reprochable, afecto al abandono y la humillación, pero, sin embargo, habitualmente venerado por toda su prole.

Continue Reading

Destacada

En qué consiste el proyecto Kume Ulmen que une comunidades mapuches con trabajadores

Gabriel Troncoso, coordinador entre las comunidades mapuches y el sindicato Chilterra, charló con La Columna Vertebral sobre la realización del Proyecto Kume Ulmen que sienta las bases para la ocupación colectiva y productiva de tierras en los predios del grupo lechero Chilterra.

KUME ULMEN es una corporación que nace desde la convergencia de visiones y
necesidades de un grupo de autoridades ancestrales de distintos territorios del sur de
Chile y Gulumapu, desde la quinta región, hasta Melinka, territorio de Las Guaitecas.
Tras importantes reuniones, las autoridades ancestrales concuerdan en que el futuro de
Chile depende de la agricultura y uno de los factores críticos que condiciona el desarrollo futuro del agro, es la crisis alimentaria en curso.

Por ello, Kume Ulmen se presenta como una oportunidad, una alternativa real de cambio,
que permita a comuneros mapuche y trabajadores pasar de ser observadores a actores
relevantes de un proceso que les permitirá dejar atrás la pobreza a través del
emprendimiento colectivo y la industrialización.

Así, la compra de tierras a través de CONADI, permitirá desarrollar proyectos industriales
en condiciones competitivas, organizadas en cooperativas y agrupadas por rubro

El proyecto estipula la creación de Nutram, la primera cooperativa lechera que estará conformada por las primeras cinco comunidades que forman parte de este proyecto.

“Durante años, se ha descuidado a los agricultores y la tierra, se han empobrecido,
repartido mal los recursos y pagado mal a los trabajadores. Es por esto que la visión de Kume Ulmen está enfocada en la búsqueda de lo óptimo, que es ese equilibrio que nos mueve a pensar en un nuevo pacto social, que genere desarrollo y mejore las condiciones de vida de todos los involucrado”, explicaron.

Las autoridades de este proyecto diseñaron un esquema de gobernación sólido que cuenta con la incorporación de diversos agentes empresariales, políticos y profesionales con una comprobada trayectoria. Para el diseño de dicho gobierno corporativo, se han considerado algunos ejemplos de fundaciones alemanas exitosas, como la Konrad Adenahuer y la Hanns
Seidel.

Por otro lado, desde Kume Ulmen indicaron que la respuesta del Estado a las demandas territoriales de las comunidades mapuches ha sido una política de compra de tierras que ha fracasado. El objetivo de Kume Ulmen es plantear una alternativa a “dicha polìtica fracasada, que arrastra a sus beneficiarios a vivir del asistencialismo estatal y transformarse en una opción de cambio, pasando de ser meros observadores a actores capaces de superar la pobreza, utilizando la industrialización de la agricultura como herramienta transformadora, sostenida en cuatro ejes: sustentabilidad, ciencia, seguridad alimentaria y vinculación con el medio. Así, lo que se propone es la instalación de un nuevo modelo productivo.”

Otro de los elementos clave del proyecto es la distribución del agua. “Garantizar el derecho al acceso al agua forma parte de los Derechos Humanos de primera generación ya que es un derecho intrínseco a la naturaleza humana que deriva del derecho a una calidad de vida adecuada y del derecho a la salud y se considera indispensable para asegurar las condiciones humanas mínimas de existencia”, explicaron desde Kume Ulmen. Por dicha razón, otra de las iniciativas planteadas es “envasar agua purificada utilizando los medios menos contaminantes disponibles y ponerla a disposición de la población sin cobrar por el elemento hídrico.” El objetivo es llegar a sectores donde el agua escasee.

Continue Reading

Destacada

UTPBA no pudo comprobar sus afiliados y SIPREBA obtiene su personería gremial.

Con la firma de la Ministra de Trabajo de la Nación, Raquel Kelly Olmos, se confirmó este lunes 23 de enero en el Boletín Oficial que el SIPREBA, Sindicato de Prensa de Buenos Aires, obtuvo su representación legal y podrá participar de las negociaciones con las empresas periodísticas tanto en paritarias como en los conflictos sindicales. Mañana, martes 24 de enero, la Ministra hará entrega personalmente de la Resolución 21/2023 en una reunión que tendrá con los dirigentes de la conducción del gremio en el Ministerio de Trabajo. En los próximos días anunciaron la realización de un plenario de delegados y una conferencia para brindar detalles de esta conquista histórica.

La resolución desconoció la representatividad de la UTPBA ya que luego de una reunión para comparar la representatividad de SIPREBA, UTPBA Y SITRAPREN, la tradicional Unión de Trabajadores de Prensa “no resultó apta para acreditar la afiliación cotizante de la entidad, pues los recibos acompañados no cumplen con los requisitos de forma y los legajos no permiten establecer si el afiliado revistió el carácter de “afiliado cotizante”, como exige la Ley Nº 23.551, durante el período objeto de compulsa”.

Como sólo el SINDICATO DE PRENSA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES (SIPREBA) pudo acreditar la existencia dentro del marco de las resoluciones del ministerio de sus afiliados, se le otorga la personería gremial.

Podés leer el texto completo de la resolución ministerial aquí:

https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/280087/20230123

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.