fbpx
Connect with us

Destacada

Enzo Maqueira: “No puede ser que con un libro todos ganen plata menos el escritor”

El escritor Enzo Maqueira charló con Nora Anchart acerca de la importancia de la Unión de Escritoras y Escritores, que tras tres años de lucha obtuvo la personería jurídica, a la hora de defender el trabajo de miles de escritores que se ven desfavorecidos constantemente en su trabajo.

Poco después del impactante discurso de Guillermo Saccomanno en la inauguración de la Feria del Libro, la Unión de Escritoras y Escritores asistió a las jornadas profesionales y propuso un tarifario para presentaciones de libros, talleres y jurados de concursos literarios, entre otras actividades.  Se trata de un paso importante a la hora de regularizar e igualar una profesión en la que está demasiado naturalizada la gratuidad de los servicios.

LCV: Me parece que algo está pasando con los escritores que se dan cuenta que se tienen que jubilar, necesitan obra social y todo ese tipo de cosas.

-Exactamente. No es ninguna novedad, ya Roberto Arlt en los años 30 hablaba de esto, del trabajo de escribir, del trabajo artístico en general, que era mal pago, que existía la mala costumbre de no pagarle a los artistas y que los artistas teníamos que de todas maneras pagar el pan. Es algo que siempre estuvo dando vueltas, pero lo que pasa es que los escritores somos personas muy particulares. Durante mucho tiempo los que escribían era gente con la vida acomodada, pensemos por ejemplo en Bioy Casares, las hermanas Ocampo, si nos vamos más para atrás Sarmiento por ejemplo, no cualquiera llegaba a presidente, era gente que escribía, que era ilustrada, que pertenecía a clases altas. Puede ser que tuvieran una idea de la escritura romántica o que supusieran que el hecho de que fuera un trabajo intelectual, un trabajo artístico no debía “mancharse” con el vil dinero. Eso cambió muchísimo, hoy tenemos una sociedad en donde escribe todo el mundo, gente de todas clases sociales que escribe, entonces las necesidades son otras. Una persona de clase media que escribe hoy, que le dedica la vida a la literatura, que se formó en literatura, toda la trayectoria que tiene; en mi caso yo llevo 23 años en los cuales no hice otra cosa que escribir, publicar, enseñar a escribir, dar clases en la universidad sobre escritura, formarme en escritura, mi currículum es todo de escritura, de manera que no sé hacer otra cosa. Como yo hay un montón de gente más.

El problema es que lo hago, aporto a la industria, porque cuando publicamos un libro se termina el romanticismo, se termina el arte, ya es un producto que la industria va a empezar a vender. Hace tiempo acabamos de cerrar la Feria del Libro en Buenos Aires que fue monumental, toda esa industria está asentada sobre el trabajo de escritores y escritoras que en muchos casos o no cobramos o cobramos solo el 10% del precio de tapa y cuando cobramos el 10% sobre el precio de tapa, que somos los que menos cobramos en la cadena del libro, lo cobramos a los 6 meses. Imagínate en nuestro país con la inflación que hay qué me puede quedar a mí del 10% del precio de tapa que cobro 6 meses después cuando escribir un libro me puede llevar mínimo un año, y estoy siendo optimista. Lo normal es que te lleve dos o tres años de trabajo.

LCV: ¿Entonces no es como me muestran a mí en las películas que les dan un adelanto monstruoso, impresionante con el que se mantiene y después el pobre editor los persigue para que entregue y ustedes se gastaron todo eso ya en copas y en habanos?

-Quizá las películas dicen la verdad porque son películas yankees y en Estados Unidos sí existió una industria editorial mucho más profesional y por eso les va como les va, por eso nos pasamos leyendo autores yankees y vemos series basadas en autores norteamericanos, porque hay un nivel de profesionalización que acá no tenemos. Acá muy pocos son los que reciben adelanto. Las editoriales que pagan adelantos son las editoriales más grandes. Hay dos grandes grupos editoriales que son las que pueden pagar adelanto. No a todos les dan adelanto y ese adelanto es sobre presuntas ventas. Así que si a vos te dan un adelanto porque supuestamente creen que vas a vender mil libros y después vendes 1001 libros, solamente cobras el adelanto y ese 10% de ese libro que te pasaste. Entonces yo me pregunto: cuando un actor hace una película, ¿esperan a ver cuánta gente va a ver la película para pagarle?

LCV: Se la levantan a la semana a la película.

-Está bien, pero el actor cobró, el iluminador cobró. Lo mismo en el libro, el diseñador del libro cobra cuando hace su trabajo, el que vende el papel cobra cuando entrega el papel, el que corrige el libro cobra cuando lo corrige, el periodista cultural que hace la reseña, si no está negreado como nosotros, cobra cuando hace la reseña. En cambio, nosotros tenemos que esperar a ver si el libro anda bien para ver si el adelanto, cuando te dan el adelanto, si anduvo bien o no, si te corresponde o no te corresponde. En el 80% de los casos no existe ese adelanto tampoco.

LCV: Si no tenés un nombre en las editoriales chiquitas tenés que pagar vos para publicar.

-Además existen muchas editoriales que tenés que pagar vos. A veces tenés que pagar tres veces más de lo que sale la inflación. Hay editoriales que directamente funcionan así, el cliente no es el lector que va a la librería a comprar el libro sino el pobre escritor que quiere escribir su libro y le dicen ah, vení, te lo publicamos, pero por favor. Algunas no son tan pequeñas, las que se dedican a cobrarle a los autores son grandes pymes.

LCV: Hablan del impuesto al ego.

-Claro. Se juega mucho a eso. Todo artista quiere que su obra sea conocida, eso es así. Entonces vos quizá al principio haces concesiones. Te doy mi auto para que me publiques, no me importa. Pero después pasa un tiempo, empezas a tener trayectoria, miras para atrás y te das cuenta que no hiciste nada en tu vida más que escribir y dedicarte a esto y lo que vos hiciste le dio trabajo a correctores, a diseñadores, a periodistas culturales, a la Feria del Libro, a libreros, etc. Decís “paren, hay algo que no funciona”. Si yo pregunto quién vive del libro todos levantan la mano menos yo. ¿Qué está pasando?

LCV: La asociación de escritores de la que formas parte, ¿qué está trabajando concretamente?

-La Unión de Escritoras y Escritores nació en 2017 y a partir de este año ya somos asociación civil, tenemos personería jurídica. Desde entonces nos dedicamos a tres ejes: el primero fue construir un tarifario para que regule la actividad de escritores y escritoras, es decir, cuánto se cobra por escribir un prólogo. Muchas veces nos piden “che, me escribís el prologo para mi libro” y nunca te dicen cuánta plata hay y nunca suele haber. Si una editorial te está pidiendo un prólogo de alguien es porque considera que ese nombre que va a firmar el prólogo es un argumento de venta más, no le piden un prólogo a cualquier persona, se lo piden a gente que suponen que va a levantar el nivel de venta del libro que estás prologando. Entonces, por qué razón no me lo estás pagando. Lo mismo con una contratapa, a veces te ponen en una faja: tal persona dijo de este libro tal cosa. Por qué estás usando mi nombre ahí gratuitamente, yo te autorizo pero dame plata a cambio. Por qué voy a poner mi nombre y mi trayectoria en la solapa gratis.

LCV: ¿A quién le están presentando el tarifario para que se transforme en ley?

-El tarifario no puede ser ley, es un tarifario de referencia. Eso lo estuvimos armando estos años y lo presentamos en la Feria del Libro hace quince días con rotundo éxito porque fue un día antes del discurso de Sacomano que habló de estas cosas. Ahora existe por primera vez, cualquier escritor o escritora que quiera saber cuánto se cobra un trabajo, “che, ¿Me corregís mi novela, me lees mi novela y me das tu opinión?”. Otra crítica: yo tengo que leer una novela gratis, dar mi opinión gratis, perder tiempo, perder tiempo de trabajo; ahora sabemos cuánto aproximadamente de mínima se puede cobrar. Eso lo pueden consultar en uniondeescritorasyescritores.wordpress.com, hay una solapa que es tarifario.

Todos estos años venimos luchando por una ley del libro que supondría la creación de un Instituto Nacional del Libro, similar al INCAA del cine, que sería un organismo que se encargaría de regular, fomentar, federalizar el libro, conseguir mejor precio de papel, exportar el libro también, que haya una mesa de diálogo entre editores, libreros, escritores. Es decir, de alguna manera organizar una industria que es un caos, que está en crisis permanente pero que es una industria al fin y una industria que está viva, como acabamos de ver en la Feria del Libro. Un poco como es el Instituto de la Música, que colabore ayudando a los escritores cuando es necesario. Por ejemplo, durante la pandemia, nosotros desde la Unión tuvimos que tramitar bolsones de comida para algunos de nuestros miembros porque no estaban trabajando, no tenían de dónde conseguir ingresos. 

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

El Gran Hermano | Por Hernán López Echagüe

Uruguay es el hermano menor de Argentina, que es la cuñada rica de Bolivia, que es la melliza de Ecuador y prima de Colombia, que es la hermana no reconocida de Perú, que a su vez es el hijo adoptivo de Chile, que es ahijado de Paraguay, peleado con su sobrino Venezuela, que es nieto de Brasil, y, al igual que todos, ignorantes por completo de lo que ocurre con la vida de las trillizas Guayanas. Todos hijos de los Estados Unidos, un padre reprochable, afecto al abandono y la humillación, pero, sin embargo, habitualmente venerado por toda su prole.

Continue Reading

Destacada

En qué consiste el proyecto Kume Ulmen que une comunidades mapuches con trabajadores

Gabriel Troncoso, coordinador entre las comunidades mapuches y el sindicato Chilterra, charló con La Columna Vertebral sobre la realización del Proyecto Kume Ulmen que sienta las bases para la ocupación colectiva y productiva de tierras en los predios del grupo lechero Chilterra.

KUME ULMEN es una corporación que nace desde la convergencia de visiones y
necesidades de un grupo de autoridades ancestrales de distintos territorios del sur de
Chile y Gulumapu, desde la quinta región, hasta Melinka, territorio de Las Guaitecas.
Tras importantes reuniones, las autoridades ancestrales concuerdan en que el futuro de
Chile depende de la agricultura y uno de los factores críticos que condiciona el desarrollo futuro del agro, es la crisis alimentaria en curso.

Por ello, Kume Ulmen se presenta como una oportunidad, una alternativa real de cambio,
que permita a comuneros mapuche y trabajadores pasar de ser observadores a actores
relevantes de un proceso que les permitirá dejar atrás la pobreza a través del
emprendimiento colectivo y la industrialización.

Así, la compra de tierras a través de CONADI, permitirá desarrollar proyectos industriales
en condiciones competitivas, organizadas en cooperativas y agrupadas por rubro

El proyecto estipula la creación de Nutram, la primera cooperativa lechera que estará conformada por las primeras cinco comunidades que forman parte de este proyecto.

“Durante años, se ha descuidado a los agricultores y la tierra, se han empobrecido,
repartido mal los recursos y pagado mal a los trabajadores. Es por esto que la visión de Kume Ulmen está enfocada en la búsqueda de lo óptimo, que es ese equilibrio que nos mueve a pensar en un nuevo pacto social, que genere desarrollo y mejore las condiciones de vida de todos los involucrado”, explicaron.

Las autoridades de este proyecto diseñaron un esquema de gobernación sólido que cuenta con la incorporación de diversos agentes empresariales, políticos y profesionales con una comprobada trayectoria. Para el diseño de dicho gobierno corporativo, se han considerado algunos ejemplos de fundaciones alemanas exitosas, como la Konrad Adenahuer y la Hanns
Seidel.

Por otro lado, desde Kume Ulmen indicaron que la respuesta del Estado a las demandas territoriales de las comunidades mapuches ha sido una política de compra de tierras que ha fracasado. El objetivo de Kume Ulmen es plantear una alternativa a “dicha polìtica fracasada, que arrastra a sus beneficiarios a vivir del asistencialismo estatal y transformarse en una opción de cambio, pasando de ser meros observadores a actores capaces de superar la pobreza, utilizando la industrialización de la agricultura como herramienta transformadora, sostenida en cuatro ejes: sustentabilidad, ciencia, seguridad alimentaria y vinculación con el medio. Así, lo que se propone es la instalación de un nuevo modelo productivo.”

Otro de los elementos clave del proyecto es la distribución del agua. “Garantizar el derecho al acceso al agua forma parte de los Derechos Humanos de primera generación ya que es un derecho intrínseco a la naturaleza humana que deriva del derecho a una calidad de vida adecuada y del derecho a la salud y se considera indispensable para asegurar las condiciones humanas mínimas de existencia”, explicaron desde Kume Ulmen. Por dicha razón, otra de las iniciativas planteadas es “envasar agua purificada utilizando los medios menos contaminantes disponibles y ponerla a disposición de la población sin cobrar por el elemento hídrico.” El objetivo es llegar a sectores donde el agua escasee.

Continue Reading

Destacada

UTPBA no pudo comprobar sus afiliados y SIPREBA obtiene su personería gremial.

Con la firma de la Ministra de Trabajo de la Nación, Raquel Kelly Olmos, se confirmó este lunes 23 de enero en el Boletín Oficial que el SIPREBA, Sindicato de Prensa de Buenos Aires, obtuvo su representación legal y podrá participar de las negociaciones con las empresas periodísticas tanto en paritarias como en los conflictos sindicales. Mañana, martes 24 de enero, la Ministra hará entrega personalmente de la Resolución 21/2023 en una reunión que tendrá con los dirigentes de la conducción del gremio en el Ministerio de Trabajo. En los próximos días anunciaron la realización de un plenario de delegados y una conferencia para brindar detalles de esta conquista histórica.

La resolución desconoció la representatividad de la UTPBA ya que luego de una reunión para comparar la representatividad de SIPREBA, UTPBA Y SITRAPREN, la tradicional Unión de Trabajadores de Prensa “no resultó apta para acreditar la afiliación cotizante de la entidad, pues los recibos acompañados no cumplen con los requisitos de forma y los legajos no permiten establecer si el afiliado revistió el carácter de “afiliado cotizante”, como exige la Ley Nº 23.551, durante el período objeto de compulsa”.

Como sólo el SINDICATO DE PRENSA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES (SIPREBA) pudo acreditar la existencia dentro del marco de las resoluciones del ministerio de sus afiliados, se le otorga la personería gremial.

Podés leer el texto completo de la resolución ministerial aquí:

https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/280087/20230123

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.