fbpx
Connect with us

Destacada

Daniel Yofra: “Celestino no quiso homologar paritarias en el 75 y se tuvo que ir”

Este martes los Aceiteros de Yofra lograron un básico de más de 1.200.000 pesos en paritarias. En tanto, Caputo mantiene una pelea con Moyano a quien no quiere homologarle el acuerdo de partes entre sindicatos y cámaras empresarias. ¿Pueden hacer lo mismo con los aceiteros? Daniel Yofra le respondió a LCV “Seguros no estamos nunca con este gobierno.” No descarta una huelga en caso de que eso ocurra y agrega: “Este es un momento propicio para que las centrales obreras se pongan al frente del reclamo”.

Un día después del eclipse, en el edificio de la Bolsa de Comercio de Rosario, todo estaba listo para recibir a sus invitados. La reunión se desarrolló el martes 9 de abril en un ambiente en donde podían respirarse los cientocuarenta años que lleva esa institución manejando el mercado de granos del país. Su principal galardón es que desde Rosario partió la primera exportación de trigo, hacia Europa, Glasgow, Escocia, en 1878. Seis años después se fundaba la Bolsa de Comercio. Ellos eran los anfitriones.

Estos eran los invitados: poco antes de las cinco de la tarde, se encontraban en la entrada del majestuoso edificio, diecisiete hombres y una mujer, todos de jeans y camisa -o remera- posaron en la puerta del emblema del poder cerealero en Rosario. Estaban preparados para la reunión que tenían con la patronal a fin de discutir sueldos. A la cabeza estaban Daniel Yofra, del sindicato de aceiteros ((FTCIODyARA)), y Daniel Succi de SOEA.

Daniel Yofra, del sindicato de aceiteros ((FTCIODyARA)), y Daniel Succi de SOEA, firman el acuerdo paritario

El encuentro no ocurría en una fecha cualquiera: el día anterior el Ministerio de Trabajo no había homologado un acuerdo paritario entre privados que le otorgaba un 25% de aumento a los Camioneros. Los aceiteros fueron a discutir en base al criterio de siempre: el sueldo básico debe corresponder a lo que un trabajador necesita para tener una vida digna.

La previa se mostró caliente. El 27 de marzo La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODyARA) se declaró en ‘estado de alerta y asamblea ante la falta de acuerdo en la negociación colectiva salarial aceitera.Después de dos reuniones de la negociación paritaria salarial aceitera que realizamos conjuntamente con los compañeros del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del Departamento San Lorenzo ante los representantes patronales de las cámaras CIARA, CIAVEC y CARBIO, no hubo avances.Este accionar empresario manifiesta una clara falta de empatía con la situación de las y los obreros y empleados aceiteros en la difícil coyuntura económica que atraviesa la clase trabajadora.”

Así las cosas, los dirigentes y asesores ingresaron al centenario edificio de la calle Paraguay. Lejos de lo imaginado, los dueños casa -y de las cerealeras- se mostraron gentiles ante toda la comitiva y aceptaron con poca discusión un acuerdo paritario del un 25% en abril, que se suma a un 41% acordado en enero, redondeando un 76% en lo que va de 2024. Habían logrado sin demasiado conflicto que un trabajador apenas ingresado cobrara $1.240.000. Una suma que pueden permitirse quienes representan el 25% de los dólares que entran al país por sus exportaciones.

Mañana, miércoles, en el Ministerio de Trabajo recibirán este acuerdo paritario firmado entre trabajadores y patronal, fuera de la órbita ministerial, para que cumpla con el requisito obligado: homologarlo.

El problema es que el Ministro de Economía Caputo hizo un raid televisivo en el que dijo en TN: “Esto tiene que tener una lógica. Si vos me decís un punto o dos por encima de la expectativa de la inflación, bárbaro. Si es 15 puntos no tiene ningún sentido”. Por su parte, Jhonatan Viale le preguntó si ésto no estaba contra la idea de libertad entre privados contestó: “Homologar es un derecho del Estado y si el monto establecido es absurdo y puede provocar inflación, estamos en nuestro derecho de no homologarlo”

Consultado por LCV sobre si están seguros que el Ministerio homologará un acuerdo aún mayor que el de camioneros, Daniel Yofra, Secretario General de los Aceiteros, respondió:

“Seguros no estamos nunca, nunca se puede estar seguro con un gobierno de estas características, que tiene una idea curiosa de la inflación. Resulta que la inflación no existe en los bolsillos de los empresarios y en los nuestros sí. Ya hubo un claro ejemplo en los 90 cuando los salarios estaban congelados y los precios por las nubes. Estas recetas no son nuevas. Está comprobado que le hacen mucho mal a la sociedad y terminan muy mal, como terminó en el 2001. Sinceramente, nosotros no nos sentamos a una negociación con las empresas pensando si lo iban a homologar o no. Les planteamos la necesidad de los trabajadores hace muchos años. Veremos…Ya tenemos un ejemplo con Celestino Rodrigo, no nos quiso homologar las paritarias en el 75 y se tuvo que ir. Me parece que este es un momento propicio para que las centrales obreras se pongan al frente de todos los reclamos de los trabajadores.”

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

Gildo Onorato: “Empresas recuperadas y cooperativas eléctricas cumplen un rol social imprescindible”

El jueves 2 de mayo de este año, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, presentó en la Casa de Gobierno de La Plata, el recién creado Instituto Provincial de Asociativismo y Cooperativismo (IPAC), que estará dirigido por Gildo Onorato. En esa ocasión, Kiciloff dijo: “con este instituto estamos jerarquizando las políticas públicas destinadas a un sector que tiene una larga tradición en la provincia de Buenos Aires, donde forma parte del entramado productivo y cultural de muchos de nuestros pueblos”. “El cooperativismo no es solamente un hecho vinculado a la producción, es también un instrumento que genera vínculos sociales y mejora las condiciones de vida de las y los trabajadores”.

El acto coronó una tarea que la gobernación venía llevando a cabo para proteger cooperativas y empresas recuperadas. A finales de abril la legislatura provincial aprobó y, en el mismo día, fue promulgada por el gobernador, la ley 15485 que reconoce la importancia de las empresas recuperadas y fija un plazo en el cual no podrán ser desalojadas.

Este lunes, Nora Anchart, entrevistó al flamante titular del IPAC, Gildo Onorato, para conocer los alcances de su labor en dicho Instituto y hacer una presentación pública de este funcionario de 45 años, cuyo primer trabajo fue a los 16 como pintor para juntar dinero para su viaje de egresados, estudió cuatro años de psicología, carrera que abandonó con la crisis del 2001. Su experiencia política viene de aquellos años, con los Movimientos de Trabajadores Desocupados, en el territorio, construyendo organización y atendiendo las necesidades de los vecinos con ollas populares. Hoy queda a cargo de un Instituto que puede permitirle ayudar a aquellos trabajadores que le pusieron el cuerpo a la crisis. Onorato recuerda el lema popular que dice: “En tiempos de crisis, ocupar, resistir, producir”. También está en mano de los trabajadores defender cada emprendimiento productivo.

“Antes incluso de la Ley, ya veníamos trabajando sobre la necesidad de abordar la emergencia de las empresas recuperadas. Se presentó el proyecto y primero fue aprobado en diputados y cofirmado en senadores. De esta forma tenemos casi 3 años para trabajar en los problemas de comercialización, de estructuras productivas y, sobre todo, evitar los desalojos”.

No sólo las recuperadas corren riesgo. El gobierno provincial se comprometió en apoyar a las cooperativas eléctricas que están sufriendo una embestida por la empresa CAMESA, que las están intimando a pagar una deuda producto de aumento de tarifas arbitrarios. “Esta situación fue posible gracias al DNU, actualmente vigente, y puede empeorar en caso de que se apruebe la Ley de Bases”, explica Onorato. El 30 de mayo está previsto un gran acto en la ciudad de Azul con todas las cooperativas eléctricas provinciales para escuchar los reclamos y encontrar soluciones. “Las cooperativas eléctricas no sólo son la principal fuente de empleo de muchos pueblos, también cumplen un rol social y productivo que es imprescindible”.

Te invitamos a escuchar la entrevista completa:

Continue Reading

Destacada

Pedro Bergaglio: “Yo quiero competir, pero hagan leyes que nos permitan ser competitivos”

Hace ocho años, cuando salió por primera vez La Columna Vertebral al aire, una cosa teníamos clara: contar historias de trabajadores. “La Storia siamo noi” cantaba Francesco De Gregori, y le hicimos honor. No se puede entender la realidad si no conocemos quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos. El pasado lunes, Nora Anchart entrevistó Pedro Bergaglio, quien además de ser tesorero de la Fundación Pro Tejer, presidente de la Cámara Argentina del Sweater, cuya empresa Pyme textil se llama Tricofix S.A., es hijo de Hilario y Elsa, dos inmigrantes piemonteses, llegados al país allá por los años 1948, electricista él y modista ella.

En 1957 esta pareja de inmigrantes obtuvo los frutos de todos sus esfuerzos: nacía su primer y único hijo, Pedro, y se embarcaban en un emprendimiento laboral: tejer sweaters. Así nacía Tricofix en el barrio de Villa Luro, una pequeña empresa que por entonces era un taller que funcionaba en su casa, de tres ambientes, en donde abarrotaban máquinas y aprendían un oficio. “El primer sweater que hice tenía tres mangas”, solía recordar don Hilario. Mientras Elsa, intentaba aplicar todo el conocimiento que tenía como modista y admiradora de Coco Chanell.

Había nacido una PYME, una industria nacional que crecería al son de sus éxitos, y viviría los vaivenes de la política económica argentina que en más de una ocasión, como con la dictadura o con Menem, acorraló la producción de nuestros pequeños empresarios con una política de apertura de importaciones que los dejaba fuera de competencia.

Hoy, la Ley de Bases y el RIGI intentan echar por tierra lo que tardó décadas en construirse. “Bienvenidas sean las inversiones pero que se nos permita a los empresarios argentinos los mismos beneficios”. Bergaglio habla con vehemencia, orgullo, pasión y bronca. A fines del año pasado estaba pasando por uno de sus mejores momentos. Había renovado toda la maquinaria haciendo una gran inversión, las ventas marchaban bien, y el futuro era seductor. Hoy dice que sólo tiene aguante para resistir 45 días más de producción. No va a cerrar. No quiere cerrar. “Nunca despedimos, en 67 años, a ningún trabajador, fuimos una escuela taller del oficio, si cierra Tricofix para mí es como morir”.

¿Cómo llegamos a esta situación, con un gobierno que vuelve a repetir políticas tantas veces vistas y funcionarios que hablan de lo que no saben? “El gobierno anterior debe haber hecho las cosas muy mal”, conjetura. Una cosa tiene clara Pedro Bergaglio: “Como dijo Carlos Pellegrini: sin industria no hay Nación”.

Los invitamos a escuchar la entrevista completa, para conocer, desde adentro, un fragmento de nuestra historia.

Continue Reading

Destacada

José Hughes: “Cuando llegó el mail diciendo que no pertenecía más a la empresa, creí que era un error. El sindicato dice que no hay nada que hacer”

El 26 de abril empezaron a llegar a distintas ciudades y pueblos los mails anunciando la ‘desvinculación por reestructuración” a 150 trabajadores del Correo Argentino. La Columna Vertebral quiso conocer la historia de vida de uno de ellos. Porque no son números, detrás hay familias, historias, geografías diversas.

Con la música de Il Postino de fondo, Nora Anchart charló con José Hughes, habitante de una ciudad de nombre mágico y un paisaje aún más mágico: Trevelin, en Chubut. Alejandro Hughes cursaba la secundaria cuando consiguió trabajar como cadete en el Correo del pueblo -“que ahora es ciudad con sus 15.000 habitantes”, aclara, “pero sigue igual de tranquilo”. Hace un año y medio había sido nombrado jefe de la oficina de 3 empleados. Llevaba 38 años de una trayectoria inapelable: nunca faltó al trabajo, salió a repartir cartas con lluvia, nieve o frío. Uno de los momentos más lindos era en Navidad, cuando padres y niños se acercaban a la oficina para entregar su carta para papá Noel. Lo que parecía que era una carrera profesional que terminaría con una jubilación en la empresa que lo conocía desde chico, se cortó de un segundo para el otro. “No podía ser, se habían equivocado”, pensó al leer el mail. Las autoridades del Correo Argentino no cambiaron con Milei, o sí. Eran los mismos, pero ya no lo parecían. La única respuesta del sindicato -ATRA- al que acudió el cartero fue: “No hay nada que hacer, están despidiendo por todos lados, no podemos hacer nada”. “Llego a pensar que ellos nos entregaron”, dice Hughes.

A continuación, esta charla entre nostálgica, encantadora y terrible, con uno de los miles de despedidos en la gestión Milei, de distintos ámbitos estatales. Alejandro Hughes todavía sueña que lo vuelvan a llamar. Aquí su historia.

(Foto de portada: abrazo de los vecinos de Trevelín a las oficinas de su correo contra los despidos)

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.