fbpx
Connect with us

Mujeres

Paula Basalo: “Todas tenemos un pedacito de cada mujer”

Entrevista a Paula Basalo una de las protagonistas de la obra de teatro“Vestido de mujer” quien nos cuenta no sólo de qué se trata esta hermosa puesta en escena sino también su historia de vida, de trabajadora de la cultura.

Una obra para no perderse, en la que siete mujeres, con la única escenografía de siete sillas, entrelazan poesías, canciones y nos cuentan las vida de otras siete grandes: Alfonsina Storni, Cris Miró, Raffaella Carrá, Camille Claudel, Rosa Parks, Carmen Amaya, Lola Flores, Chavela Vargas, Camila O’Gorman vendrán en cada función. Todas ellas.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Dramaturgia:Francisco PesqueiraEmiliano Samar

Actúan:Paula BasaloValeria Guadalupe D´anielloAna PadillaClaudia PisanuJazmin RiosYamila UlanovskyGabriela Villalonga

Poesía:Francisco Pesqueira

Músicos:Martin Tello

Diseño de vestuario:Sandra Ligabue

Diseño de escenografía:Carlos Di Pasquo

Diseño De Iluminación:Malena Miramontes Boim

Fotografía:Gianni Mestichelli

Asistencia técnica:Nuria Dieguez

Asistencia de dirección:Nuria Dieguez

Prensa:Paula Simkin

Dirección:Emiliano Samar

Agradecimientos:Maru AndradaMonina BonelliAle CasavalleCholu DimolaMariana FidalmeMarta GalloNora LafonClara Pizarro PandoJorge Sánchez Mon

Duración: 70 minutos

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

Brieger y el silencio Progre. Habló el Colectivo de Periodistas

Este martes, el Colectivo Periodistas Argentinas, denunció en conferencia de prensa que ya son 19 los casos de mujeres que sufrieron el acoso de Pedro Brieger en las redacciones. Nancy Pazos, a modo de presentación dijo: “El caso en cuestión tiene nombre y apellido, pero se puede ver reflejado en otras historias.El caso se llama Pedro Brieger y vamos a presentar 19 testimonios que hemos recolectado haciendo nuestro trabajo, haciendo periodismo”, y adelantó que elaboraron un informe bajo el nombre Cultura del acoso, punto y aparte.

Luego se sucedieron las historias con las denunciantes allí presente. Dijo Agustina Kämpfer: “Tuvimos que abandonar tesis, mudarnos, renunciar, dejamos de ir a conferencias, coberturas; todo con el único fin de no volver a verlo. Él viajó por el mundo, recibió premios, condujo programas, vivió donde quiso por el tiempo que quiso. Su prestigio profesional logró enmascarar su perversión”, comparó la periodista y siguió: “Manos acercándose a partes íntimas, ataques de pánico, sus miradas libidinosas, el miedo a su repentina desnudez, las ganas de ser invisibles…De eso estuvimos hablando en las reuniones para organizarnos porque juntas somos muy fuertes, podemos hacer algo. Es la primera vez que contamos con la atención que nos prestan. Nadie quiso escucharnos antes por más que sin levantar mucho la voz lo avisamos, se lo contamos a jefes, a compañeros, lo dijimos por televisión, pero nada”.

Ayer, Laura Giussani Constenla le dedicó su intervención en el programa La Columna Vertebral-Historias de Trabajadores a este tema. La reproducimos a continuación.

Brieger y el silencio progre

Mejor no hablar de ciertas cosas fue el mandato periodístico de la semana pasada. Curiosamente, la noticia más comentada en las redes no se difundía en los medios. Perfil y el Destape fueron de los primeros en publicarla. Hasta el momento, Página 12 no hizo mención*. Las primeras en reaccionar fueron mujeres como Mariel Fitz Patrick, Romina Manguel, María O’Donell, que expresaron su repudio junto al Colectivo de Mujeres Periodistas. Eduardo Aliverti, el sábado anunció la suspensión del periodista en Marca de Radio. Palabras más, palabras menos, recordó que su programa fue pionero en una perspectiva de género y agregó: “no hay ninguna denuncia judicial. Estamos hechos mierda por lo trascendido. Repudio insoslayable más allá de la amistad y la solidaridad corporativa. Somos concientes de quienes se regodean por este escenario y le pasan las facturas por las posturas políticas de Pedro. El deberá defenderse. Con todo el dolor del alma, y acompañando a quienes decidieron hablar, no seguirá en Marca de Radio hasta que todas las cosas queden claras. Punto.”

Durante la semana, en el facebook de Marca de Radio los oyentes habían despotricado, anunciado con bloquear o escrachar a los miserables que se hacían eco de una persecusión a un periodista ‘intachable’ como Pedro Brieger. Nadie podía creerlo. Nadie quería siquiera decir de qué se trataba. Tampoco lo dijo Aliverti en su corto anuncio ¿de qué se trataba el escándalo Brieger?

Vaya un resumen de los hechos para quienes se perdieron el hilo.

El 23 de junio twitter explotó por una denuncia de acoso sexual contra Pedro Brieger, conocido periodista de internacionales, columnista de distintos medios como La Red, C5N, Página 12, Radio 10, entre otros. Un tipo ‘progre’. Fue el periodista Alejandro Alfie de Clarín quien desató el escándalo difundiendo en sus redes que cinco periodistas le aseguraron haber sido víctimas de acoso por parte de Brieger: Las denuncias incluían a una experiodista de Télam, Cecilia Guardati; Agustina Kämpfer; y tres mujeres que no se mencionaban – entre ellas una columnista de género de su propio programa de radio y una secretaria de la Universidad de Belgrano-.

El testimonio más perturbador fue el de Cecilia Guardati quien contóque cuando trabajaba en Télam, en el año 2008, fue a cubrir a Túnez la gira de la presidenta Cristina Kirchner. Brieger también estaba allí y no tenía ganas de ir a la conferencia de la entonces presidente, así que le pidió a su colega que la grabara y le acercara la grabación al hotel. “En este tipo de viajes, la habitación se transforma en una oficina, así que jamás me imaginé lo que iba a pasar después ahí. Al llegar a su habitación, veo que tenía la puerta entreabierta. Entonces, ingresé y me lo encuentro a Brieger desnudo, recostado sobre el respaldo de la cama, hablándome y tapándose con una sábana, masturbándose mientras me hablaba. Yo me fui inmediatamente y nunca más le volví a hablar”, aseguró.

¿Por qué no lo denunció entonces? Se preguntaron varios incrédulos. El episodio es más humillante que violento: no la tocó, no la violó, nisiquiera se mostró desnudo y estaba en su habitación. Ella era una joven periodista y él un tipo con cierta trayectoria y prestigio. ¿Denunciar qué y a quién?

El tema cobró relevancia cuando al animarse una se animaron otras y empezaron a hablar. “Soy uno de los casos que cuenta Alejandro Alfie . Le pedí hacerlo de forma anónima porque simplemente tenía miedo (también vergüenza). Ver que somos tantas (es increíble la cantidad de casos) y sentir un fuerte acompañamiento, me quitó el miedo y por eso estoy acá contándolo”, twitteó Leticia Martínez, periodista de El Destape, quien fue uno de los testimonios anónimos difundidos en un primer momento. Ahora se animó a dar su nombre: “Cinco chicas somos la punta del iceberg de la cantidad de mujeres que fueron víctimas de PB, con casos que arrancan desde mediados de los ’90. Me da pánico pensar cómo el miedo, la vergüenza, la manipulación, entre otras cosas, nos paralizaron tanto tiempo, pero acá estamos”, explicó.

Ya no era un periodista de Clarín, también el Destape se metía en el asunto. Los testimonios eran contundentes y de una impunidad inusitada. Libidinoso, lascivo, pajero, era lo que se decía de él por los pasillos ¿Es eso un delito? ¿Nadie lo sabía en las redacciones? Cuentan que el tipo se masturbaba delante de colegas. Hubo silencio de medios por varios día.

Como había ocurrido con el caso Alperovich, que finalmente fue condenado a 16 años. Todas saltamos de alegría ¿O no? Que la política partidaria no meta la cola en lo que hemos avanzado en estos años. Parece que retrasamos un siglo de golpe. Ahora resulta que el feminismo, y los pseudofeministas, deben callar porque el acosador no es un ‘compañero’?

No hay buenos tan buenos ni malos tan malos. Ser de izquierda no garantiza tu decencia, así como ser de derecha no implica que seas inmoral. Podés ser un gran periodista y un ser detestable. Inteligente y acosador no son contradictorios. Empieza a caer la careta del progresismo. Ese en el que el miedo sigue reinando. Mejor no hablar de ciertas cosas porque los otros son peores.

* Página 12 publicó este martes toda la conferencia de prensa del Colectivo de Mujeres Periodistas

Continue Reading

Destacada

Piden ley de “Emergencia Vial”. Desfinaciación y despidos

La Secretaria General de Trabajadores de Vialidad, Graciela Aleñá, pasó por La Columna Vertebral para compartir el desolador panorama de su gremio y el país: “Es un momento tan alocado, en donde pasan cosas que uno jamás imaginó que podían ocurrir, en donde uno está soportando ataques, agravios, mentiras, nos quieren hacer creer que superamos la inflación y es mentira porque no hay paritarias libres, es un momento tan difícil que la gente en la desesperación dice ‘bueno, agarrá lo que sea porque nos estamos cagando de hambre’. Mirá, nosotros veníamos muy bien, después de muchos años de lucha habíamos conseguido salarios dignos, y hoy debemos decir, con gran tristeza, que nuestros dos últimos escalafones entraron bajo la línea de pobreza.”

Según los últimos datos del INDEC una familia tipo necesita $851.351 para no caer en la pobreza, siempre y cuando no tenga que pagar alquiler. Un organismo con 90 años de vida, cuya tarea es imprescindible para el funcionamiento del país y la economía, que había logrado un salario digno para todos sus trabajadores, hoy se encuentra con que muchos de ellos no ganan lo suficiente para alcanzar la canasta básica. “Hace muchísimos años que no estábamos así. Eso te marca, que no queda otra que luchar y convencer a esos compañeros a los que se le junta el temor de que te echen porque el Estado es ‘la peor lacra para este gobierno’. Dice que nos va a destruir, y quien tiene un trabajo y ya no es un joven piensa ‘dónde voy a conseguir trabajo’, entonces es muy difícil.”

El miedo a quedar en la calle se siente. En el Sindicato de Trabajadores Viales ya se cuentan 157 despedidos sin causa. El sindicato lucha por su reincorporación, el centro de la Capital está empapelado informando lo que pocos quieren escuchar. Ciento cincuenta familias que se incorporan a la lista negra de los 75.000 trabajadores estatales en la calle que el gobierno anunció como meta.

Para Graciela Aleñá, una mujer tan fuerte como sensible, ese no es el único problema que deben enfrentar. “Lo grave es que vialidad está desfinanciada y no se puede mantener el camino, de nosotros depende mantener nuestras rutas en condiciones. Sin embargo, los trabajadores están saliendo igual para mantener el estado de nuestras rutas a pesar de que se le están debiendo lo adicionales desde el mes de febrero.”

Para éste año se había solicitado un presupuesto por $ 730.531.782.308 millones, pero se mantuvo la misma cifra de 2023: $ 475.875.439.067 millones de pesos, es decir, un 35% menos de financiación para el mantenimiento de las rutas argentinas.

El gobernador de Río NegroAlberto Weretilneck ya expresó su preocupación por el estados de los caminos, “la situación es alarmante”, sostuvo al igual de su par de Neuquén, Rolando Figueroa. De continuar con esta política de vaciamiento empezarán a notarse las dificultades para el transporte de productos regionales, mercadería, combustible, pasajeros, ambulancias, bomberos y turismo. “Otro tema no menor es el mantenimiento de los puentes internacionales y los pasos, sobre los cuales el cuidado debe ser permanente”, agregó Aleña.

Por todas estar razones, el Sindicato de Trabajadores Viales llevó su alerta al Congreso. “Por suerte existen diputados de origen gremial que han tomado de inmediato nuestra propuesta para que se declarara la “Emergencia Vial“. Nos reunimos con ellos, le explicamos la situación y en menos de una semana ya estaba redactado el proyecto de ley.”

Una de las cosas que más la preocupan es que sabe que muchos de los trabajadores de su propio sindicato votaron a Milei. “A pesar de todo lo que conversábamos en las asambleas, le advertíamos lo que iba a suceder y está pasando de manera aún más vertiginosa. Trato de hablar con ellos, sin agresividad, algunos todavía no se resignan…hay de todo”.

Ante la pregunta ¿cuál es la salida? No tiene dudas: “La única salida es la lucha”.

Continue Reading

Destacada

Clara Albisu: “Hay un ataque brutal contra la libertad de prensa”. Ni una Menos y periodismo

En ocasión de celebrarse el noveno aniversario de la gran marcha feminista un 3 de junio sacudió el tablero político poniendo en el centro a la escena a las mujeres, cubriendo las calles de pañuelos violetas y verdes, elegimos entrevistar a una colega, Clara Albisu, para compartir la situación que están sufriendo los y las periodistas a quienes se le cierran cada vez más canales de expresión.

Clara Albisu es delegada de Sipreba en la Televisión pública. “Hoy estamos en la plaza recordando aquella hermosa marcha que le dio protagonismo a las mujeres al grito de ‘Ni una Menos’. También es un momento de reflexión sobre el rol de las mujeres en los medios. No sólo reclamamos por nuestras vidas, sino por recuperar la dignidad de nuestro trabajo en este difícil momento del país”.

Uno de los motivos del diálogo fue la increíble experiencia que significó intentar ver la Televisión Pública por youtube, como hace la mayoría de las personas que no tienen cable. Una placa ramplona desde el punto de vista comunicacional y estético reiteraba al infinito emojis con una gran sonrisa y un aviso: “Ya volvemos”. Sin programación a la vista.

“Yo trabajo justamente en el sector de redes de la TV Pública. Hasta el momento no nos han despedido, debemos cumplir horario, pero no tenemos tareas asignadas. Es angustiante para cualquier periodista vivir en ese limbo desperdiciando horas de vida en no hacer nada”.

La situación es paradójica. Mientras el gobierno promueve las campañas contra los supuestos ‘ñoquis’ del Estado, genera las condiciones para que los verdaderos trabajadores se conviertan en ‘ñoquis’ por quitarle toda tarea. No es fácil explicar la angustia que significa para quien ama su oficio que no lo dejen ejercerlo, y le paguen un sueldo con el único objetivo de mantenerlos en silencio, o quebrar su ánimo y voluntad. Quizás para los funcionarios sea difícil de creer entender que esos ‘ñoquis’ del Estado quieran trabajar.

La falta de coherencia en una política comunicacional tiene momentos incomprensibles. Al aire se repiten programas grabados en gestiones anteriores, algunas de gran consistencia artística y periodística. “El otro día encendí la tele y estaban pasando en el 7 un excelente documental sobre la vida del Che” o pueden verse informes especiales sobre la lucha de la Madres de Plaza de Mayo”. No se sabe si quien programa esas emisiones entiende qué está poniendo en pantalla, o simplemente no le importa porque en tiempos de plataformas digitales, ya casi nadie ve la televisión por aire.

El embate contra el periodismo no se reduce simplemente a los medios públicos a quienes les han cortado su principal fuente de difusión al bajarlos de las redes como ya ocurrió con la televisión y varias radios, o el ejemplo de Telam, cuyos trabajadores mantienen un acampe permanente para recuperar sus puestos de trabajo. La semana pasada hubo un intento de dar de baja a dos radios comunitarias, entre ellas FM Riachuelo y La Milagrosa, en el 100.9 del dial, se despertaron un día escuchando un aviso que anunciaba “próximamente en el 100.9 llegan “Los Goles”. El intento logró detenerse por la rápida acción de la Secretaria de Medios Autogestivos de Sipreba, Martina Noailles, directora de Sur Capitalino.

“Sin dudas hay un ataque contra los medios comunitarios. Pero entendemos que va más allá de eso. Hay un ataque total y brutal contra la libertad de prensa de nuestro país que se expresa de diferentes formas. Una tarea que está llevando a cabo el gobierno y los sectores económicos que lo promueven. Entonces ves, por un lado el apagón de los medios públicos, por otro el ahogo financiero de los medios locales o comunitarios a través de la pauta, algo que para muchos medios del interior implica una sentencia de muerte. También lo vemos de manera más explícita en el ataque directo del gobierno, a través de funcionarios o del mismo presidente contra determinados periodistas, y también en la calle, cuando en las marchas o las manifestaciones somos un blanco de la represión policial absolutamente deliberado. No son casos aislados, es una política del gobierno para promover el discurso único. Generar un estado de desinformación, suprimir el derecho de la información ayuda a la quita de otros derechos. El Derecho a la información es un principio constitucional que el Estado garantiza a través de los medios públicos, así como lo hace con la salud en los hospitales o la educación en las escuelas, explica Albisu quien concluye la charla con un firme: “No lo van a lograr, vamos a vencer esta partida.”

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.