Prisión en suspenso y tareas comunitarias para dos dirigentes de ATE por liderar una protesta

El Juez Federal de Esquel, Guido Otranto, encabezó el tribunal que condenó a los dirigentes Jorge Alejandro Garzón, secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) en Santa Cruz y Olga Reinoso, jefa de la CTA Autónoma, por el delito de «impedir el normal funcionamiento del servicio de transporte por tierra».

Los acusados deberán cumplir penas de nueve y tres meses de prisión en suspenso, respectivamente, por impedir el tránsito en la ruta 3 durante una protesta contra los gobiernos nacional y provincial, que se realizó el 21 de mayo de 2017.

Además, Otranto dispuso que durante dos años Garzón y Reinoso realicen trabajos no remunerados en favor de una institución de bien público con una carga horaria de dos horas semanales. Enrique Papa, abogado de ATE, confirmó a Télam que apelarán la sentencia de primera instancia «en la Cámara, después a Casación y hasta la Corte».

El secretario General de ATE Nacional, Hugo «Cachorro» Godoy señaló: «La verdad es que estamos indignados. La condena de prisión por tres y nueve meses que un juez ha dispuesto para nuestros dirigentes por hechos que sucedieron en el año 2017 es vergonzosa. Salieron a defender los derechos de las y los trabajadores porque estaban cortados los servicios de salud y de educación, y se percibían los sueldos de manera restringida. Es un fallo que no nos extraña».

«Esta es una clara evidencia de la criminalización de la protesta y de un Poder Judicial al servicio de los poderosos. Buscan impedir que nuestro pueblo se rebele y proteste ante las situaciones de injusticia», expresó el dirigente.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda