Fernando Barrios, enfermero y delegado de UPCN en el Hospital Garrahan, charló con Nora Anchart sobre la situación que se vive allí durante esta segunda ola, el exponencial aumento de casos en chicos y gente joven, y cómo reaccionan los profesionales de la salud de la institución.

El trabajador indicó que, más allá del temor causado por la imprevisibilidad de la pandemia, inicialmente dentro del hospital se sentían “un poco más a salvo por tratarse de un hospital pediátrico”, el cual no enfrentaba los desafíos de los hospitales de adultos que se encontraban más sobrecargados. Sin embargo, Barrios informó acerca de “un incremento muy grande de la cantidad de chicos internados, que en esta segunda ola se nos ha triplicado”.

“En el pico de internaciones en octubre del año pasado teníamos 17 chicos internados, y hoy andamos aproximadamente por los 45 pacientes”, destacó. Por otro lado, Fernando aseguró que en el hospital “nunca faltaron materiales” y sostuvo que lo que más preocupa es “la imprevisibilidad, porque lo que hoy es verdad mañana está en tela de juicio”.

Barrios celebró que la población de trabajadores vacunados en el hospital asciende al día de hoy al 97%, siendo muy pocos quienes se negaron a recibir la dosis. Asimismo, el enfermero se mostró satisfecho con la gestión realizada por gremios y compañeros para que aquellos trabajadores que no son de la salud pero son empleados de empresas tercerizadas en el hospital también recibieran la vacuna.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here